Faustino Zapico

¿Ye posible una anaconda vexetariana?

Llega’l domingu 25 de mayu y con él les elecciones al parlamentu de la UE. Triste coincidencia que seyan el mesmu día en que se celebra’l 206 aniversariu de la declaración de soberanía de la Xunta Xeneral asturiana, aquella Xunta que, frente a una Europa que dende Lisboa a Moscú taba sometida o aliada a la Francia napoleónica, supo rebelase y dicir “Yá valió”. Ye preferible nun comparar aquellos diputaos asturianos de 1808 con estos y estes de 2010: frente a la insubmisión d’aquellos frente al exércitu más poderosu del continente, estos prefieren aplicar les polítiques que marca la Troika con una docilidá que plasma.

¿Qué se xuega nes elecciones al Parlamentu européu? Muncho, non tanto porque’l parlamentu en sí mesmu tenga grandes atribuciones, yá que si la UE manda sobre los estaos miembros (sobre dellos estaos miembros) nun ye precisamente per aciu del so cuerpu lexislativu, sinón porque eses elecciones, les qu’hai al únicu órganu electu de la UE, suelen servir pa midir, en parte, el nivel de desafección a la mesma. Y digo desafección porque lo que se mide rialmente ye eso: non a cuánta xente-y presta la UE, sinón en cuánto aumenta los que nun la quieren o nun-yos da más. Eso ye asina en cuasi tolos estaos de la Unión, menos nel Reinu d’España. ¿por qué? Por que equí cuayó como en nengún otru país la ideoloxía –nel sentíu más puru del términu, el de falsa conciencia- del “europeísmu”.

¿Qué ye l’”europeísmu”? l’apoyu acríticu a tolo que venga de la UE, la identificación absoluta ente Europa y la UE, l’aceptación de les instituciones y normatives de la UE en nome de la gran causa europea. Por desgracia, esi discursu fatu cuayó a unos niveles descomanaos en tol arcu políticu español y asturianu, casi ensin escepciones, dende los años 80. Esa ye la razón pola que s’alzaron mui poques boques, perpoques, oponiéndose al ingresu del Reinu d’España na CEE en 1986. Y esa ye la razón pola qu’a lo llargo de les décades siguientes, cualesquier modificación lexislativa que se fexera nos parlamentos español y asturianu venía con un mantra que garantizaba la so aprobación: afayase a la lexislación europea o, como dicín daquella telediarios y políticos, a “los países del nuestru entornu”, afirmación esbariosa como poco (¿Nun ye Marruecos más entornu del Reinu d’España que Dinamarca anque namás seya porque ta al llau?). El tradicional complexu d’inferioridá español, ganáu a pulsu, too hai que dicilo, facía que la integración na CEE nun fuera entrar na CEE, sinón “entrar n’Europa”.

¿Ye la UE Europa? Evidentemente, ye una afirmación bien pretenciosa. ¿Ye esta alianza multinacional el continente enteru? ¿Nun son los suizos, noruegos o serbios europeos? ¿Nun lo yeren austríacos, alemanes de la RDA, suecos o griegos anantes d’entrar? ¿Entraron el Reinu d’España y la República Portuguesa n’”Europa” en 1986 o entraron nun club de diez estaos europeos que depués siguiómedrando cola incorporación de más estaos? La identificación d’Europa cola CEE primero y la UE depués nun ye otro qu’una trampa ideolóxica qu’intenta identificar los valores lliberal-burgueses que presiden la CEE dende la so fundación como los únicos valores “auténticamente europeos”. Asina, cuando las exrepúbliques socialistes d’Europa central y oriental s’integraron na UE dicíase qu’entraben n’”Europa”. ¿Cuándo colaren pa tener que volver a entrar? ¿El calter socialista del so sistema per cuarenta años fexo que dexaren de ser europeos pa tener que volver a selo?

¿Necesitaben los pueblos del Reinu d’España un carnet pa ser “europeos”? ¿Hai dalgún pueblu del reinu que nun lo seya, sacante Canaries que va siguir tando nel continente africanu, igual que Guayana francesa va siguir tando n’América por muncho que tengan ciudadanía de la UE? Repito, foi el complexu d’inferioridá el que xeneró qu’un discursu tan ridículu cuayara con tanta fuercia a derecha y esquierda.

¿Nun yéremos los asturianos europeos anantes d’entrar na CEE? ¿Qué yéremos entós? ¿Qué portalgu pagó’l Reinu d’España pa poder ingresar na CEE, ingresu que yá taba planificáu dende l’apertura política de los años 70, la Santa Transición, como amuesa que la Constitución española de 1978 seya la primer constitución diseñada pa la globalización, daes les grandes estorbises que pon pa modificala escepto nos puntos referentes a ceder soberanía a instituciones supraestatales?

Asturies llegó a los años 80 con un modelu productivu que venía dende la segunda mitá del sieglu XIX. Ye lo que yo llamo’l modelu blancu-gris-negru, basáu na triloxía lleche-fierro-carbón: sector primariu basáu na ganadería de lleche, sector industrial basáu na industria pesao-estractivo, aceru y carbón. Pa la nuestra desgracia, yera un modelu mui asemeyáu al de munchos pueblos sí- del nuestru entornu –estos sí- atlánticu, pero más atrasáu: la ganadería asturiana nun podía competir na situación en que taba cola ganadería neerlandesa o danesa, o coles mines britániques, franceses o belgues, o col aceru luxemburgués, belga o británicu, por poner dellos exemplos. L’ingresu del Reinu d’España, ente otres coses, implicaba esmantelar esi modelu productivu, non reformalu nin afayalu a la nueva situación, sinón esmantelalu. Asina, vieno la reconversión agraria que desfixo’l campu asturianu cola cuota de lleche y la subvención por dexar l’actividá ganadera. Vieno la reconversión del metal col pieslle de decenes d’empreses y la privatización d’ENSIDESA, que causaron la perda de más 12.000 puestos de trabayu. Vieno la reconversión del carbón col pieslle de pozos y les prexubilaciones masives, que provocó tamién la perda de más de 20.000 de puestos de trabayu directos y el vaciamientu progresivu de Les Cuenques. Hai sociedaes que pasen d’un modelu productivu a otru, y puen facelo adulces o de forma traumática, y con mayor o menor fortuna, exemplos de too ello háilos a esgaya, pero lo que nun ye normal ye achuquinar un modelu productivu y nun lu sustituyir por nada. Eso ye lo que pasó n’Asturies. La CEE primero y la UE depués financiaron la voladura controlada de los sectores productivos y la nuestra casta política, les direcciones político-sindicales asturianes, nun los sustituyeron por otros. Presos como taben del dogma neolliberal que yá daquella campaba pela CEE, del mantra de “L’Estáu nun debe intervenir na economía”, nun s’atrevieron, nin se-yos pasó pela cabeza, la posibilidá d’usar los fondos europeos pa criar un texíu productivu asturianu públicu que fexera de motor d’otres iniciatives, como una gran rede de cooperatives autoxestionaes. Nada d’eso pasó. ¿De quién foi la culpa? ¿De la CEE por ordenar la voladura del modelu productivu asturianu? ¿De los gobiernos españoles, que lo fexeron? ¿De les alministraciones y direcciones polítiques y sindicales asturianes que lo consintieron y que participaron nel repartu de los millones? ¿De los empresarios que recibieron un carráu de perres por empreses pantasma que duraben los xusto pa garrar la subvención o por facer obres públiques faraóniques y/o innecesaries? De toos ellos, evidentemente.

La llamada integración europea foi una llaceria p’Asturies, igual que pa otros pueblos del Reinu. Pero Asturies posiblemente foi ún de los territorios onde los fondos europeos sirvieron pa cebar un comederu indecente onde (casi) toos miraron pa otru llau. Por eso yá en 1998 dicíemos n’Izquierda Asturiana, nel so II congresu que yéremos “europeos doloris causa”. Yéremos “europeos” porque sufríemos “Europa”. Esto ye, la UE.

Vienen agora les elecciones europees y el debate sobre lo que ye la UE y lo que significó p’Asturies ta ausente dafechu del debate políticu y de los discursos de les candidatures que se presenten. Nun voi poneme a falar de la derecha, tanto la espresa como la vergoñosa, marionetes fieles y encantaes de selo de la Troika, sinón de la esquierda presente n’Asturies, d’esa esquierda que llama agora a lluchar “escontra la Troika”.

IU, que nin siquier tuvo’l valor de votar, como quería Julio Anguita, a la escontra del Tratáu de Maastricht que mos trexo l’euro por mieu a la rebelión de mediu grupu parlamentaru (qu’acabó rebelándose igual y votando a favor mientres la llinia oficial s’abstenía), esa IU que participó, al traviés del so correlatu sindical y de la so participación n’equipos de gobiernu en conceyos y Principáu de la xestión de los fondos europeos, diznos agora qu’hai que facer una UE social. Nun cuestiona’l papel de la UE, nin de la moneda única como ferramienta de dominación (“Una sola moneda pa dominalos a toos”, podríemos dicir parafrasiando a Tolkien) sinón que quier comencenos de que ye posible reformala dende dientro, iguando la “crisis de lexitimidá democrática de les instituciones de la UE”. ¿Qué crisis de lexitimidá? La UE nun tien crisis de lexitimidá democrática nenguna porque nun ye una institución democrática, nin pretende selo, ni foi criada pa selo. La UE nació como una alianza económica del gran capital franco-alemán y asociaos nel contestu d’una Europa dividida na guerra fría y como forma d’encontase frente a la previsible descolonización d’Asia y África. Mazcaralo de democracia con instituciones supuestamente representatives ye una idea posterior y polo demás mui mal llevada, dada la credibilidá y les atribuciones que tienen. Les decisiones tómenles los gobiernos de los estaos al traviés de les cimeres periódiques y, sobre too, al traviés de les órdenes qu’Alemaña da a la Comisión Europea y al Bancu Central Européu. ¿Quién cree que la UE ye democrática pero que ta en crisis de lexitimidá? Polo visto, IU.

IU, integrada nel Partíu de la Esquierda Europea, presenta como candidatu a presidir la Comisión a Alexis Tsipras, posiblemente’l mayor vendedor de fumu de los últimos años. Digo esto de Tsipras porque creo qu’él y el so partíu, Syriza, la gran esperanza de la esquierda pa muncha xente europeo, son un auténticu bluff. Presa del discursu europeísta, col proyectu d’inxeniería social que ta aplicando la Troika en Grecia y que ta hipotecando’l país per xeneraciones, Syriza nin siquier s’atreve nesi contestu d’emerxencia nacional a plantegar abiertamente la salida de Grecia de la moneda única y la negativa radical a pagar la delda como úniques salides a l’actual situación. Les llendes d’esti “europeísmu d’esquierdes”, d’esa fe inocente na tresmutación de la UE nun organismu favorable a los pueblos, viéronse nes elecciones xenerales griegues de 2012. Tando Syriza empatada nes encuestes col derechista Nueva Democracia, el PP helenu, y siendo Tsipras el so candidatu a presidir el gobiernu, fexo de la renegociación del memorándum de la Troika la so promesa central de campaña, como si tala cosa fuera posible. Antonis Samaras, el candidatu de ND, vio la so ocasión y dixo lo mesmo: “Yo tamién, y a mi van faceme casu que nun soi un comunista como estos”. Ganó Samaras y ND, y les promeses de renegociación duraron lo que’l primer viaxe a Bruxelles. Como nun podía ser d’otra manera, fuera Samaras o Tsipras quien lo fexera. Vendieron fumu, la esperanza de que yera posible renegociar daqué cuando la fueya de ruta ta escrita cuantayá. La fe de Tsipras y el PEE na reforma de la UE ye tala qu’agora propónenlu pa presidir la Comisión Europea pa sustituyir a José Manuel Durao Barroso. ¿Cambiaría daqué de salir elexíu? Non. Les sos promeses durarín tanto como la primer reunión de la Troika.

Otra espresión de la esquierda ye Podemos. Esti proyectu, que xenera grandes espectatives y al qu’hai que reconoce-y unes cuantes virtudes, amás de tener un potencial mui curiosu, que pretende ser amás un proyectu de rexeneración democrática y de renovación del discursu tradicional de la esquierda col envís de llegar a sectores más amplios, tien pa estes elecciones europees el mesmu discursu qu’Izquierda Unida. El mesmu discursu européu… cuando lu tien. Nun ye razonable que nel gran actu de presentación de los candidatos asturianos a les primaries pa elexir la llista electoral, de seis candidatos asturianos namás dos falen d’Asturies y nengún de la UE. Nun ye razonable presentar un programa electoral que vuelve a cayer na aceptación acrítica de la UE, y que ta centráu mayoritariamente en cuestiones que nun se deciden nel parlamentu européu, sinón nes Cortes españoles. Nun ye razonable reconocer el derechu a decidir de Cataluña respecto a la so permanencia nel Reinu d’España, cosa lóxica, y nun lu plantegar de tolos pueblos del Reinu respecto a la UE. Nun ye razonable quedar na desixencia d’una auditoría a la delda esterna pa ver qué parte hai que pagar, en cuenta de negase de mano a pagala y depués yá veremos, como fexo Nestor Kichner que tampoco yera un bolxevique precisamente. Del euro nin falamos. De la posibilidá de salise de la Unión menos.

Nun hai discursu sobre la UE, sobre lo que supunxo p’Asturies. Por eso nos mítines fálase de qu’agora la mocedá tien qu’emigrar. ¿Agora? ¿Qué pasó coles “lleendes urbanes” d’Areces? Ye pa dicir: “bienllegaos a la emigración, equí llevamos venti años faciéndolo”. Precisamente dende que s’aplicó la voladura controlada de la economía asturiana pa cumplir col mandáu de la UE.

¿En qué grupu de la eurocámara va integrase’l previsible eurodiputáu o eurodiputaos de Podemos? ¿Van metese nel del PEE xunta IU? ¿A quién van votar pa presidir la Comisión? ¿A Tsipras? Eso dixo Pablo Iglesias nuna entrevista. ¿Decidióse nos círculos?

Nun voi ser yo quien-y niegue unes cuantes virtudes al proyectu Podemos, que nun son oxetu d’esti escritu, pero no que toca a la UE cayeron nos mesmos llugares comunes que los demás. Esperemos qu’esa anunciada renovación seya más renovadora n’otros ámbitos, porque sinón pue acabar siendo un fumu igual d’espesu que’l de Syriza, que nun mos dexe ver la rialidá.

EH-Bildu preséntase a estes elecciones na candidatura Los Pueblos Deciden, representada n’Asturies por Andecha Astur. Hai que dicir que la vieya HB, teniendo un discursu de rotura abierta col marcu institucional español, nunca lu tuviera abiertamente cola CEE-UE. Yeren los años 80 y 90, onde víase la posibilidá de qu’un reforciamientu de les instituciones comunitaries debilitasen les de los estaos miembros, y eso pudiera facilitar procesos d’autodeterminación interna que fexeren posible la independencia de les naciones ensin estáu. Esa ilusión revelóse falsa, y bien claro lo ta dexando agora la UE diciéndo-ylo constantemente a Artur Mas.

En cuenta de pasar a un proyectu de rotura cola UE, el manifiestu de Los Pueblos Deciden pa estes elecciones fala de que la UE tien de da-y voz a les naciones ensin estáu, y del “compromisu cola superanza del modelu socio-económicu que rixe na Xunión Europea”. Esto ye, superar el modelu socioeconómicu de la UE, pero non la propia UE. ¿Ye posible ser independentista respecto al Reinu d’España pero nun lo ser respecto a la UE? ¿Ye posible la independencia rial d’un estáu cualesquier, nuevu o vieyu, dientro de la UE? ¿Ye l’estáu español un ente irreformable por reaccionariu y nel que nun caben tresformaciones que lu fagan un marcu habitable pa les distintes naciones que lu formen pero en cambio la UE sí ye susceptible de ver modificada la so naturaleza? En Los Pueblos Deciden polo visto piensen que sí.

¿En qué grupu va tar la representación parlamentaria de Los Pueblos Deciden? ¿Nel del Partíu Verde Européu-Alianza Llibre Europea dada la pertenencia a esta última de partíos integrantes de la coalición como’l Bloque Nacionalista Galego y Eusko Alkartasuna? Dicen los medios que van votar, cosa lóxica, a la candidata del partíu Verde Européu, Ska Keller. ¿Ye una representante de Los Verdes alemanes la que de presidir la Comisión Europea va facer esa tresmutación de la UE que defende Los Pueblos Deciden?

D’otres candidatures que podemos enmarcar na esquierda, como Primavera Europea, representada n’Asturies por Equo, nin falamos. La so aceptación acrítica de la UE y de tolo que representa ye muncho mayor que la de tolos demás mentaos anantes. Equo Asturies quier comencenos de que l’euro ye un gran avance, y que refugalu ye volver a una Europa de nacionalismos qu’ellos quieren superar. Curiosamente, los sos hipotéticos representantes votarín la mesma candidata a presidir la CE que Los Pueblos Deciden.

¿Qué queda entós? L’apueste pola rotura. Nun vender fumu. Nun pretender facer creer que la UE ye una institución neutral y que ye abondo con una mayoría d’escaños nel europarlamentu pa que les coses cambien. L’otru 1 de mayu dixi nel mítin sindical en Xixón que pretender una UE social ye como pidi-y a una anaconda que se faga vexetariana. Ye antinatural, ye imposible, nun pue ser. Por muncho que queramos pintar a l’anaconda de collorao, o de verde, va siguir siendo carnívora, va siguir siendo constrictora, ta nel so instintu matar. La UE ye igual, ye esa anaconda carnívora, diseñada p’alimentase nesti casu del trabayu y del sufrimientu de los pueblos d’Europa pa mayor gloria de la Gran Alemaña.

Nun podemos vender el discursu d’”Otra UE ye posible” porque nun lo ye. ¿Cuála ye l’alternativa? ¿La vuelta al estáu-nación decimonónicu y proteccionista? Seguramente non. Pero’l modelu de qu’hai otra forma de facer les coses ye n’América Llatina, con exemplos como’l de l’ALBA y UNASUR. Procesos d’integración económica basaos na soberanía de les partes y sobre too con gobiernos que nun pretenden una América Llatina de les multinacionales, sinón daqué harmónico que resucite’l vieyu suañu de Bolívar y Martí. ¿Yera posible facer eso dende una OEA hexemonizada polos USA? Evidentemente non. Por eso nun se fexo.

N’Europa fai falta non un procesu constituyente, sinón munchos, igual que nel Reinu d’España. El resultáu final nun podrá ser una montonera de nuevos estaos nacionales proteccionistes y aisllaos, históricamente inviables, sinón una federación de pueblos llibres. Llibres, ente otres coses, del capitalismu. ¿Resulta utópico? Non más que pretender que la UE se faga socialista, que cambie d’amu y pase a tar al serviciu de los pueblos y non del gran capital. ¿O de verdá ye posible alimentar un cocodrilu con tofu?

Un comentariu

  1. […] tenemos perpoca memoria, la victoria de SÝRIZA anuncióse como’l primer trunfu d’un partíu del PEE (Partíu de la Esquierda Europea) na UE. Asina lo anunció la prensa y la propia esquierda llariega. Pero nun ye verdá. Ente 2008 y 2013 […]

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes