Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 04 Feb 2014, y ta dientro de la sección Artículos, L'Arcu de Texu.

Etiquetes pa esta entrada

, ,

Venezuela escríbese agora con R

Esti artículu escribióse n’avientu de 1998 con motivu de la primer victoria electoral d’Hugo Chávez. Póngolu equí quince años depués pa conmemorar esi fechu, quedando pendiente otru p’analizar el procesu qu’abrió aquella victoria.

Hugo Chávez asume esti mes la presidencia de Venezuela cola promesa de refundar una República ca vez más fundida nel desastre. Too paez indicar que finalmente’l coronel Hugo Chávez xurará la primer selmana de febreru el cargu de presidente de los Estaos Xuníos de Venezuela, depués de ganar les elecciones presidenciales del 6 d’avientu pasáu. Esti actu marcará l’aniciu d’una nueva etapa na hestoria del país caribeñu y tamién el fin d’un réxime, la IV República, qu’empezó a morrer col “caracazu” d’hai diez años. Casualmente, son tres meses de febreru los que marquen les etapes d’esi final.

Primer actu: el febreru del caracazu

En 1988 los venezolanos, que yá llevaben cinco años de dura crisis económica, elixeron como presidente a Carlos Andrés Pérez, d’Acción Democrática (AD), vicepresidente de la Internacional Socialista y amigu de Felipe González, que yá gobernara’l país ente 1974 y 1979. La población optó pol vieyu cabezaleru socialdemócrata buscando una reedición d’aquella Venezuela de los 70, rica y puxante gracies a la xuba del petróleu nel mercáu internacional.

Pero los tiempos yá nun yeren los mesmos, y la política de Carlos Andrés Pérez, más conocíu por CAP, consistió na aplicación de les recetes neolliberales del FMI: privatizaciones nos sectores estratéxicos, incluyendo la industria petrolífera, disciplina monetaria, desregulación del mercáu pa favorecer la inversión foriata… Xusto lo contrario de lo que s’esperaba d’elli. Esta frustración y la probitú ca vez mayor de millones de venezolanos desembocó na rebelión popular del 27 de febreru de 1989, cuando decenes de miles de persones salieron peles cais de les grandes ciudaes de tol país desixendo cambios y saqueando los comercios.

Esta sublevación, conocía por “El caracazu” pero que tamién se dio n’otres ciudaes, foi reprimida xabazmente por Pérez y, magar que les cifres oficiales falen de 400 muertos, Amnistía Internacional denunció más de 4.000 muertos sólo en Caracas nes primeres selmanes de marzu, mientres fontes oficioses de les Fuercies Armaes Venezolanes lleguen a la cifra de 18.000 en tol país. El caracazu marcó asina un anantes y un depués na política venezolana. El suañu desarrollista de democracia petrolera convertíase, ensin cambiar de protagonista, nuna velea de represión y probitú.

Ente les munches consecuencies del caracazu, ta la de que la organización de militares Movimientu Bolivarianu Revolucionariu 2000 (MBR-2000), de calter nacionalista y enforma alloñada de la Doctrina de Seguridá Nacional diseñada pola CIA pa les fuercies armaes llatinoamericanes, acabó esnidiando hacia una estratexa insurreccional, que tendrá la so primer espresión tres años depués.

Segundu actu: el febreru revolucionariu

El 4 de febreru de 1992 el MBR-2000 intentará un golpe militar baxo la dirección del teniente coronel Hugo Chávez, llegando a bombardear el palaciu presidencial de Pérez. El golpe fracasará, y Chávez y los sos collaboradores acabarán presos, pero en payares habrá un nuevu intentu, más improvisáu y aparatosu, mientres los habitantes de los barrios populares d ela capital salíen a la cai p’apoyar a los golpistes. Sicasí, la derrota de CAP nun vendría pela vía militar, sinón pela xudicial. Acusáu de malversar fondos reservaos del Ministeriu del Interior, Pérez acabará defenestráu y presu, mientres los dos grandes partíos del país, la gubernamental Acción Democrática (AD) y el democristianu COPEI, empèzaben a fundise na llamarga de corrupción y clientelismu qu’ellos mesmos llenaren per más de trenta años.

Les elecciones d’avientu de 1993 serán el primer intentu de cambiar el sistema pela vía llegal. Ganaráles, col 30% de los votos, l’expresidente democristianu y setentón Rafael Caldera, al frente d’una coalición, la Converxencia, na que coinciden disidentes d’AD y COPEI, el Partíu Comunista de Venezuela y el Movimientu Al Socialismu (MAS), mientres queda nun segundu llugar, con un 25% de los votos, el sindicalista Chaves, de La Causa Radical, movimientu d’esquierda alternativa. Caldera promete llimpiar el país de corrupción y aplicar una política económica redistributiva ya independiente. Fadrá xusto lo contrario.

Esperances frustraes

El gobiernu de la Converxencia nun cumplió nenguna de les sos promeses. Depués de dellos meses de buscar una opción intermedia ente’l neolliberalismu y una política independiente, acabó cediendo a les presiones del FMI. Asina, vieyos guerrilleros como Teodoro Petkoff, del MAS, acabaron de ministros favoritos d elos grandes círculos empresariales pola so política de privatizaciones y axuste duru.

Mentanto, la oposición nun acababa d’articulase. La Causa Radical desinflábase al nun ser a proponer una alternativa viable, y AD y COPEI intentaben caltener les cuotes de poder que-yos quedaben, mientres diben ganando puxu, gracies a los mass media y a la política espectáculu, personaxes indescriptibles como Irene Sáez, exMiss Universu y alcaldesa de Chacao, que con un amiestu de proyectu económicu ultralliberal y una estética de moralina pseudorrelixosa y hipocresía caritativa, encabezó per dos años toles encuestes electorales pa les presidenciales del 98.

Pero los bolivarianos, anque desarticulaos militarmente, empezaron a organizase políticamente. Con Chávez na cai, depués del perdón presidencial, y cola autoridá moral de ser los únicos n’intentar rialmente acabar col réxime, entamó’l procesu d’acumulación de fuercies más importante de la hestoria reciente d ela política venezolana.

Al poder peles urnes

En 1998 el país ta desfechu. Con una delda esterna de 35.000 millones de dólares, inflación galopante, más de la mitá de la población activo trabayando na economía informal, un 80% de los 23 millones de venezolanos viviendo en condiciones de probitú absoluta o relativa, 50 asesinatos toles selmanes solo en Caracas, la xusticia corrupta, la sanidá y la educación en coma, el presidente senil y tolos partíos, nuevos y vieyos, totalmente desprestixaos, la figura de Chávez ye la única que tien credibilidá pa ufrir daqué nuevo.

El MBR-2000 reconviértese n’organización política, el Movimientu V República (MVR). Cuando Chávez empieza a quedar el primeru nes encuestes electorales, depués de qu’Irene Sáez quedara asociada al vieyu réxime al aceptar l’apoyu de COPEI, la oligarquía y la clase política empiecen a tremar. Fórmase’l Polu Patrióticu, col MVR, Patria Pa Toos (escisión de Causa R), y el Partíu Comunista y el MAS, qu’abandonen el barcu de la Converxencia. En payares del 98 son les elecciones lexislatives y rexonales, y el Polu Patrióticu gana 10 de los 23 gobiernos estatales, arriendes de la mayoría relativa nuna cámara de diputaos na qu’AD y COPEI saquen ente los dos un terciu de los votos.

El mieu a Chávez ye yá espantu. Los grandes poderes económicos obliguen a los partíos del sistema a apoyar un candidatu únicu, l’economista neolliberal Henrique Salas Römer. Irene Sáez, perdíu l’apoyu de COPEI, queda ensin plumes y cacarexando, col únicu sofitu del so esperpénticu club de fans, IRENE.

Pero yá nun ye posible tornar la marea popular. Chávez pieslla la campaña electoral con un mítin delantre de 250.000 persones. El 6 d’avientu les elecciones dan-y el 56% del votu popular, mientres Salar Römer queda nun 33%. Alfaro Ucero (AD) perpasa’l 4%. Irene nun llega al dos.

¿Un De Gaulle d’esquierda?

Pero sería un error dicir que’l nuevu presidente ye un revolucionariu anticapitalista, ente otres coses porque’l propiu Chávez lo niega. El programa socioeconómicu del Polu nun va más p’allá d’un reformismu patrióticu: parar les privatizaciones, fiscalidá progresiva, obres públiques… que nun país destrozáu pol neolliberalismu y la corrupción implica un avance notable.

Sicasí, el núcleu duru, y rialmente subversivu del nuevu gobiernu ta nel tarrén políticu: supresión del corruptu poder xudicial y disolución del parlamentu pa convocar una asamblea constituyente que redacte una nueva Constitución. Per otru llau, la simpatía hacia Cuba y el discursu neobolivarianu de defensa de la integración llatinoamericana como un gran espaciu políticu y económicu entra en contradicción directa colos intereses de Washington.

En resume, el proyectu del Polu patrióticu ye’l d’una Venezuela capitalista pero non multinacionalizada, rialmente soberana nel tarrén económicu y políticu, con unes instituciones modernizaes y sanes de corrupción y clientelismu y con unos servicios sociales que lleguen a tola población y tornen les bolses de probitú nes que yá entra la mayoría del país. El discursu nacionalista, rexeneracionista y mesiánicu cristianu de Chávez recuerda al de Charles De Gaulle, que nun yera precisamente un bolchevique. Pero De Gaulle llegó al poder nun país imperialista col apoyu de la derecha, mientres que Chávez llega al poder nun país dependiente col apoyu de la esquierda. La diferencia d’orixe ye evidente.

Tercer actu: el febreru de la esperanza

Esti 15 de febreru el nuevu presidente convocará un referéndum pa que’l pueblu decida siq uier o non l’asamblea constituyente y con ello una V República. La respuesta, previsiblemente afirmativa, entamará un necesariu procesu de cambios per munchu tiempu retrasaos. La fondura de les tresformaciones vendrá determinada pola capacidá del movimientu popular y la esquierda política pa facer valer les sos postures. Si el nuevu gobiernu nun toma ceo midides audaces nel tarrén económicu, y les presiones pa que lo faga van ser descomananes, les posibilidaes de radicalización del procesu son mui grandes. Les espectatives puestes en Chávez son mui grandes, y de nun se cumplir podrín provocar un españíu social pior que’l del 89, y con ello un golpe derechista o un auténticu procesurevolucionariu.

En conclusión, podemos dicir qu’esti añu y los vinientes Venezuela va escribise con R: con R de Reacción, con R de Reforma o con R de Revolución. Pero con R.

(Artículu publicáu en Güei nu. 6 d’avientu de 1998)

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes