Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 23 Jun 2011, y ta dientro de la sección Artículos.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , , , ,

San Xuan 1897: Fiestes sangrines

Na víespera de San Xuan de 1897 dióse en Mieres una revuelta popular que fo duramente reprimida, dexando cuatro muertos y munchos más feríos. Sería ún de los últimos motines de subsistencia que se dieron nuna Asturies qu’entamaba’l procesu d’industrialización.

Yera’l Mieres de finales del sieglu XIX un conceyu que daba los primeros pasos de la revolución industrial, onde más de la mitá de la población activo yeren trabayadores industriales, especialmente del metal, yá que la minería tovía nun tenía’l puxu que garraría nes décades siguientes, y onde tovía un terciu de la población activo yeren llabradores que vivín únicamente del trabayu agropecuariu. Yera amás un conceyu con un altu nivel de precariedá, onde les perres llegaben pa mui poco y la menor suba de los precios de los artículos de primera necesidá implicaba pa munches families pasar fame.

Daquella, tolos artículos taben gravaos con impuestos indirectos, llamaos consumos, que cargaben especialmente los artículos de primera necesidá. Les autoridaes de cada conceyu contrataben con un particular el cobru de los arbitrios, y el rematante encargábase depués de cobrar les tases, polo que la concesión a unu o a otru d’esos cobros xeneraba grandes rivalidaes ente los negociantes de cada conceyu. Nel casu de Mieres, los consumos d’esi añu xeneraron munchu malcontentu ente los vecinos: D’un llau, ente los aspirantes a quedase col cobru de les tases, y d’otru, ente los comerciantes y el pueblu trabayador, yá que la suba de les tarifes implicaba una suba de precios.

El 22 de xunu una manifestación espontánea pasó peles cais de Mieres del Camín. Entamáronla les muyeres, y sumáronse obreros de les factoríes cercanes, ente elles Fábrica de Mieres. Concentraos delantre la Casa Conceyu, una comisión subió a negociar col alcalde, el conservador Gutiérrez Díaz-Faes, que taba reuníu col empresariu Martínez, el principal arrendatariu de los consumos del conceyu. Les peticiones yeren, básicamente, el control de pesos y midides, pa evitar estafes de los comerciantes a los obreros, el control de calidá de la carne y el tocín, el control del pesu del pan y la baxa de les tarifes de consumos nos artículos de primera necesidá, compensándola con una suba a los artículos de luxu. Nun se llegó a un alcuerdu. Una segunda comisión, formada por muyeres, tampoco sacó un ris del alcalde y l’empresariu arrendatariu.

Depués de correse ente los manifestantes el rumor de que l’empresariu Martínez insultara a los trabayadores, la masa xibló-y de la que salió de la Casa Conceyu, y nun lu lincharon gracies a otru notable local, Jerónimo Ibrán, que taba na plaza negociando colos manifestantes. Cuando Martínez subía pela escalera de la so casa, dende una ventana de la mesma arrefundiaron cacharros que cayeron enriba los manifestantes, mancando a dellos. La masa esprecetada desixó-y al alcalde que detuviere a Martínez y ésti fíxolo depués de da-y munches vueltes y cuando los ánimos yá taben mui encesos.

Nesto, llegaron unos 200 manifestantes del valle Turón, sumándose a los cientos que yá había na plaza, y formóse una tercera comisión que subió a negociar otra vuelta. La masa, ca vez más numberosa, diba emburriando contra la Casa Conceyu, obligando a los guardies civiles a recular, y xenerando tensión abonda. Una mano imprudente arrefundió’l primer peñazu contra la Casa Conceyu, y de secute la xente entamóla colos cristales del edificiu, que foron cayendo con gran estrueldu. La guardia civil entamó a disparar, y cayeron muertes dos persones. Mientres unos manifestantes escapaben, otros intentaben encarase colos guardies, que siguieron disparando causando otru muertu más y munchísimos feríos (ente ellos unu que morrería al otru día). La mayoría de los feríos fuéronlo per detrás, lo qu’indica que taben escapando cuando-yos llegó’l tiru. Ente la guardia civil, hubo trés mancaos por peñazos o arma blanca. El teniente Díaz Cármenes, que diera la orde de disparar, fo l’encargáu de la investigación posterior, faciendo asina de xuez y parte. Dos compañíes de soldaos viaxaron d’Uviéu a Mieres p’ayudar na represión de la revuelta y tuvieron nel conceyu hasta’l día 7 de xunetu.

Depués de la traxedia, les autoridaes mierenses decidieron echa-y la culpa a los cabezaleros socialistes Varela y Pérez, que fueron deteníos el día 23 baxo l’acusación de ser los promotores del conflictu, anque esa estratexa nun prosperó yá que’l motín yera espontáneu, anque los empresarios malcontentos col repartu del cobru de les tases influyeren enforma pa xenerar el clima necesariu pa la revuelta.

Esti motín, xunto colos que se darín nos años siguientes n’otros conceyos como Xixón o Uviéu, son les últimes manifestaciones n’Asturies de les formes de protesta social espontánea propies de la sociedá preindustrial, tanto pol conteníu (oposición a la suba de precios nos artículos de primera necesidá, y non llucha planificada por meyores sociales o llavorales) como pola forma, nun momentu en que les organizaciones obreres yeren tovía mui pequeñes y nun taben en condiciones de dirixir les lluches. En tou casu, nel motín de San Xuan vemos les primeres traces de la transición de les formes de llucha espontánies a les más organizaes, yá que los obreros de les fábriques punxéronse en fuelga p’apoyar les reivindicaciones de les muyeres. Años estos contradictorios, onde les clases populares diben descubriendo nueves formes d’organización y protesta, y onde les autoridaes de la Restauración namás tenín la represión como respuesta a les xustes demandes d’un pueblu probe y afamiáu.

[24-IV-2004]

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes