Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 06 Aug 2020, y ta dientro de la sección Artículos, Blogue.

Etiquetes pa esta entrada

, , , ,

Nun ye Juan Carlos, ye la monarquía

Billete, Juan Carlos I, de 10.000 pesetesSuel dicise que les tradiciones tán pa cumpliles. L’anunciáu exiliu voluntariu de Juan Carlos de Borbón na República Dominicana nun otro qu’unu más na llarga llista d’exilios riales de la monarquía española nos postreros 212 años. Eso, por cierto, tendría que facer pensar sobre lo febles que son les bases de la monarquía española, cuando nun hai nengún que se salve d’andar escapáu perdayures.

La familia Borbón percanció la monarquía hispánica por herencia anque tuvo que ganala nuna guerra internacional, la llamada guerra de Sucesión (1700-1714) qu’acabó col reconocimientu como rei de Felipe V. Tanto él como los tres fíos que lu sucedieron (Lluis I, Fernando VI, Carlos III) morrieron nel exerciciu del so cargu. La cosa entamó a enredase con Carlos IV, un inútil integral al que namás-y prestaba cazar (non como’l so padre, que cazaba y reinaba) y que volvió a meter una figura propia de la dinastía anterior, los Habsburg, la del “valido” o favoritu del rei qu’exerce’l poder nel so nome pa que’l monarca podia vivir la dolce vita ensin esmoliciones. L’elexíu foi Manuel de Godoy, más que posible amante de la reina consorte, María Luisa de Parma.

Carlos IV, al traviés de Godoy, dio-y el preste a la invasión d’España poles tropes franceses cola sida de la invasión conxunta hispanofrancesa de Portugal, pero qu’en rialidá yera una ocupación militar pura y simple. Cuando Godoy y Carlos IV cayeron na cuenta, na primavera de 1808, el país enteru taba invadíu. La oposición a Godoy, que llevaba amorgonando cuantayá, vio la ocasión y favoreció un llevantamientu popular, el llamáu Motín d’Aranjuez, que desató’l pánicu en Carlos IV, que yá se vía compartiendo destinu fatal col so primu Lluis XVI de Francia, executáu quince años anantes. Asina, abdicó nel so fíu Fernando, príncipe d’Asturies, un ser cuciu y fuinu como pocos. Esto yera en marzu de 1808. Napoleón Bonaparte, emperador de Francia, como nun quería qu’esa abdicación-y desmontara la operación non solo d’invadir Portugal sinón de quitar a los Borbones y poner de rei al so hermanu Giuseppe, llamó a Carlos IV y a Fernando VII a Bayona, yá en territoriu francés, a axuntase con él pa poner paz na familia, faciendo ver que taba mui esmolecíu por ver que taben engarriaos. Los mui zorolos fueron a la engatada, y ellí sucedió ún de los episodios más ridículos de la historia española, que por sí solu yá inhabilitaba a los Borbones pa ocupar nengún tronu nos sieglos vinientes. Son les llamaes “abdicaciones de Bayona” que consistieron nestos pasos: A) Carlos IV obligó a Fernando VII a devolve-y la corona qu’él mesmu-y diera mes y mediu anantes. B) En teniéndola, Carlos IV ufrió-y la corona a Napoleón, y C) Napoleón dio-y la corona al so hermanu mayor Giuseppe, que pasó a ser José I, rei d’España, primeru con esi títulu. A cambiu, Carlos IV recibiría 30 millones de riales añales. Fernando, 4 millones y un castiellu. Vendieron la corona y quedaron en Francia.

Los seis años que duró la guerra, llamada equí “Guerra de la Independencia” y nel restu d’Europa “Guerra Peninsular”, tanto Carlos IV como Fernando VII y el restu de la familia disfrutaron d’un exiliu doráu, anque a Carlos IV sentó-y mal el clima húmidu de la Picardía y pidió mudase a Niza, mientres Fernando VII y el so hermanu Carlos María Isidro, el futuru Carlos V de los carlistes, que nun acabaron de cobrar tolo que-yos prometieron, tuvieron seis años nel castiellu de Compiegne, propiedá del ministru d’Esteriores Talleyrand. Anque les condiciones del exiliu fueron faciéndose más austeres sigún diben pintando pior les guerres europees pa los franceses, Fernando nun fixo un ris por escapar, sinón tolo contrario: llegó a denunciar a un axente británicu unviáu pa rescatalu.

Pero Francia perdió les guerres europees, y los borbones volvieron pa España. Polo menos Fernando VII y hermanos, porque a so padre y so madre nun los dexó volver. Dio-yos una pensión pero quedaron n’Italia hasta que morrieron pocos años depués. Fernando inauguraba asina un vezu mui borbónicu: da-y la patada al padre.

Giuseppe Bonaparte tamién s’exilió, viviendo trenta años nun exiliu doráu ente los USA y la Toscana, arrodiáu del respetu y l’almiración que nun tuvo nengún Borbón español posterior al so reináu.

Fernando VII reinó de 1814 a 1833, y el so reináu foi una llaceria, pasando a la historia como’l más miserable de la so dinastía, y eso qu’hai pa escoyer. Pero nun ye’l tema que mos ocupa, polo que siguimos. En morriendo Fernando, quedó nel tronu la so fía Sabel II, que reinaría de 1833 a 1868, non ensin tener pel medio dos guerres civiles, una de 1833 a 1840 col so tíu Carlos María Isidro, Carlos V pa los sos partidarios, los carlistes, y otra de 1846 a 1849 col so primu y fíu del anterior, Carlos Luis, Carlos VI pa los d’él. Toos dos acabaron morriendo nel exiliu.

La madre de Sabel II, María Cristina de Borbón-Dos Sicilies, reina rexente de 1833 a 1840, resultó ser una elementa curiosa. Al poco de quedar vilda namoróse d’un sarxentu de la guardia de corps, Agustín Muñoz, y casó con él. Eso en sí nun yenía nada de malo: la probe, depués d’aguantar a una mala bestia como Fernando VII derechu tenía a refacer la so vida. El problema ye que Muñoz, yá duque de Riánsares, yera un pelgar avarientu y corruptu, igual qu’ella. Aprovechando la rexencia, fixeron negocios millonarios a cuenta de les arques públiques, hasta que la echaron en 1840 del poder y exilióse en Francia depués d’arramblar con tolo que pudo del palaciu rial, incluyendo cacía, cortines, tapices y muebles. Volvió a facelo en 1854, cuando la echaron por segunda vez. Sabel II siguía cola tradición de da-y la patada, nesti casu a la madre, pa que nun la arrastrara con ella. Nun-y valió, porque Sabel cayería non polos pecaos de la madre, sinón polos propios.

En 1868 una insurrección cívico-militar entamada por tola oposición lliberal y democrática echa del tronu a Sabel II, que fuxe pa Francia col so fíu Alfonso, príncipe d’Asturies. Llegaba la democracia a España coles primeres elecciones por sufraxu universal masculín, cosa que nesi momentu nun se daba en nengún país d’Europa. Bono ye recordar que la Historia d’España va munches veces a contrapelu de la europea, y casi siempre pa mal, pero non siempre, y que les escepciones son precisamente los momentos en que los Borbones pierden el tronu. Pasó en 1812, en 1868 y en 1931.

Les Cortes constituyentes ellaboren una nueva Constitución, la de 1869, la más democrática d’Europa nesi momentu, pero nun meten la República, sinón la monarquía, y elixen como rei a Amedeo di Savoia, que reina de 1870 a 1873. A esti nun lu echaron, abdicó él, que quedó fartucu de los conflictos abiertos tanto ente los sos partidarios como colos carlistes y una guerra colonial en Cuba. Les Cortes, qu’al otru día proclamaron la República, diéron-y les gracies y ufriéron-y volver depués d’un tiempu como ciudadanu de la nueva República, pero él refugólo y coló pa Italia pa nun volver.

La República duró dos años escasos, tanto na so parte democrática como autoritaria, y n’avientu de 1874 otru güelpe militar restauraba la monarquía na figura del fíu de Sabel II, Alfonso XII, que taba exiliáu en Francia. A la madre nun la dexó volver, pa que la imaxe penosa que se tenía d’ella nun emporcara la operación de marketing que pretendía facer d’Alfonso un rei mozu, modernu y respetuosu coles instituciones lliberales. España volvía al lliberalismu doctrinariu, afitáu nel caciquismu y nel fraude electoral masivu. Reinó de 1874 a 1885. Pel medio, la victoria gubernamental na III guerra carlista volvió a dexar nel exiliu hasta la so muerte a un nuevu pretendiente, Carlos María de los Dolores, Carlos VII pa los carlistes.

La muerte prematura d’Alfonso XII en 1885 abrió un problema sucesoriu curiosu. Yá tenía dos fíes pequenes, pero la reina vilda taba embarazada y daquella nun yera posible saber el sexu de la criatura hasta que naciera: si yera nena, quedaría como reina la fía mayor; si yera nenu, que ye lo que pasó, quedaba como rei en naciendo. De 1885 a 1902 María Cristina de Habsburgo exerció la rexencia, y en 1902, cumpliendo los 16 años el rei Alfonso XIII, pasó a exercer el poder directamente.

Alfonso XII, que yera consciente de que llegara al poder de matute, dexó facer a los sos ministros, especialmente a Cánovas, y nun se metió a caciplar nel gobiernu como facía so madre. Tuvo una vida sexual igual de desenfrenada qu’ella y que’l so güelu Fernando VII. Alfonso XIII va heredar de los sos ancestros el gustu pola caza, pol sexu estramatrimonial y pol poder. Fiel nietu de so güela, yera un meticón nos asuntos gubernamentales, arreblagando peles xerarquíes partidaries pa favorecer a los sos favoritos, arrimándose a los militares y apoyando la política temeraria en Marruecos. El so apoyu al güelpe militar de Primo de Rivera de 1923, fechu ente otres coses pa que nun rescamplara la so responsabilidá nel desastre militar d’Annual, acabó de desprestixalu. Quixo safase de Primo de Rivera en 1930, pero de poco-y valió. La derrota de los monárquicos nes elecciones municipales de 1931 trexo la República, y Alfonso XII coló del país cola familia. ¿Y ónde diba exiliase un rei tan lliberal y demócrata como Alfonso XIII? ¿A Gran Bretaña? Pues non, a la Italia facista de Mussolini. Ellí morrió en 1941, dexándo-y los derechos al tronu -suponiendo que tala cosa exista- al so tercer fíu, Juan de Borbón, depués de desheredar a los otros dos.

Juan de Borbón coló pa Suiza en 1942, y depués d’apoyar la sublevación facista de 1936 y intentar dos veces apuntase nel bandu franquista na guerra, asina como pasa-y la mano a Franco y al so réxime, en 1945, a dos meses del final de la II Guerra Mundial, decidió que’l facismu yera mui malu y quixo proponese como monarca en sustitución del dictador. L’antifacismu duró-y poco, porque en 1946 decidió mudase al otru estáu facista que quedaba, xunta España, en tol continente: Portugal. Ellí viviría hasta que’l fíu llegara al poder n’España.

El fíu, Juan Carlos, naz en Roma en 1938, y va siguir l’itinerariu familiar a Suiza y Portugal, y en 1948 foi a España a estudiar depués de que so padre y Franco llegaren a un alcuerdu. Como volvieron a enfadase al otru añu, el cursu 49-50 volvió a pasalu en Portugal, hasta que al otru cursu volvió pa España, yá pa quedar. La so familia, mentanto, quedaba nel exiliu. Depués de casar en 1961 con una fía del rei Paulo I de Grecia, Sofía, y de dir afitando la so posición alredol de Franco, Juan Carlos daría-y la patada a so padre yá en 1966, pero oficializóse en 1969 cuando aceptó ser el sucesor de Franco a títulu de rei, arreblagando pel padre, que sería l’imposible Juan III. Por eso Juan Carlos, cuando morrió Franco, quixo ser Juan Carlos I, porque si se ponía Juan III nun reconocía a so padre como rei -anque frustráu-, y eso yera insultalu tovía más, y si ponía Juan IV reconocíalu, y eso molestaba a los franquistes que lu punxeren nel tronu.

Juan Carlos, yá de rei, va tener dende’l primer momentu una pantalla protectora pergrande a tolos niveles. El sector del aparatu franquista y de la oligarquía más consciente de que pa conservar los sos privilexos España tenía qu’avanzar hacia un réxime políticu homologable a nivel internacional que permitiera la integración n’estructures supranacionales como la CEE y la OTAN va ponelu como mascarón de proa nel procesu d’apertura política que conocemos como la Transición. Procesu delicáu y complexu, que nun yera posible de nun cuntar cola complicidá de bona parte de les fuercies de la oposición antifranquista y que foi contradictoriu nel so desendolcu y resultaos, pero exitosu en definitiva, y que depués articularía un rellatu onde Juan Carlos apecería como’l gran demiurgu portador de la democracia. Contribuyiría enforma a xenerar esa figura una prensa unanimemente adicta, qu’estendió un mantu de silenciu sobre’l monarca, xenerando asina una completa lleenda rosa per más de trenta y cinco años.

En rialidá, la pantalla protectora pa protexer a Juan Carlos y dar una imaxe remanada a la opinión pública, cuando non directamente tramposa, empezara muncho primero. Empezara yá en 1956 n’Estoril, cuando teniendo 18 años y llevando yá un añu na academia militar de Zaragoza, mata accidentalmente d’un tiru na cabeza al so hermanu pequenu Alfonso, de 14 años. La llamada teléfonica de Juan Borbón a Franco, y de Franco a Salazar servirá pa tapecer el casu, tan relevante como desconocíu pola opinión pública, anque la verdá empieza a salir dende hai dellos años. Quien esto escribe tien un barómetru particular: cuéntalo tolos años en clase, y ca vez son más los guahes que lo saben, mientres hai diez años soltar esto nel aula producía l’efectu d’una bomba.

Pero’l mantu de silenciu siguió, reforciaú poles complicidaes coles élites nacíes de los negocios y la folixa compartida. En payares de 1975, tando Franco yá dando les boquiaes y exerciendo como xefe d’Estáu interín, va ser ún de los firmantes del infame alcuerdu tripartitu de Madrid, nel qu’España cedía’l Sahara Occidental, daquella una provincia española al mesmu nivel que Soria, Asturies o Tarragona, a Marruecos y Mauritania, contraviniendo la llegalidá internacional qu’obligaba a descolonizar el territoriu. Pero esi papel tan arrogante de Juan carlos abrió-y les puertes a l’amistá -y a los negocios- col rei de Marruecos Hassan II, que siguiría faciendo col so fíu, l’actual rei Moh.amed VI. D’ehí pasaría poco depués al rei d’Arabia Saudí, Halid, y depués al so sucesor, Faisal. Con ellos, y con otros monarques del Golfu Pérsicu, ente ellos el despaecíu Xa de Persia, entamaría rellaciones personales que dieron en negocios enforma rentables pal Borbón.

Que Juan Carlos I yera un rei comisionista, que cobraba por facer d’intermediariu ente los grandes empresarios españoles y d’Oriente Mediu ye un secretu a voces cuantayá. Ehí la prensa española guardó silenciu dafechu, como lu guardó tamién sobre les múltiples aventures sexuales del monarca, emulando al so güelu Alfonso XIII y los tres anteriores, que trexeron una riestra de fíos estramatrimoniales que nunca verín reconocida la so filiación. Esa mesma prensa española nun tenía nengún problema, eso sí, en desplicar con tou detalle los problemes matrimoniales d’otres cases riales europees, especialmente la británica. Tampoco se faló nunca (la prensa estranxera sí) de la pa munchos evidente discapacidá intelectual de la fía mayor del rei, Elena, a la que pancima convirtieron nel primer titulada universitaria de la familia. La inviolabilidá llegal del rei, recoyida na Constitución de 1978, apurrió la impunidá, y la prensa cortesana apurrió la imaxe trucada. Asina, Juan Carlos, que siempre supo cultivar el tratu nes distancies curties, como los sos antepasaos, pasó a ser sinónimu de “campechanía”, y l’adúlteru feroz y delincuente pasaba a ser un señor bonal y simpaticón, qu’amás rindiera enormes servicios al país trayéndo-y la democracia y torgando un güelpe d’estáu en 1981 del que, cuanto más se sabe, too indica qu’en rialidá taba, sinón detrás, polo menos al llau y non en frente como se dixo.

La campaña publicitaria permanente pa facer del rei Juan Carlos I un personaxe comparable a los superheroes de los cómics norteamericanos non solo s’articuló al traviés de los medios de comunicación, sinón de toa una recatafila d’instituciones que compitieron ente elles pa face-y el llaváu de cara a la dinastía y al so titular. Dende Jordi Pujol recuperando’l títulu de príncipe de Girona pal daquella heriede Felipe de Borbón, hasta les familiuques de la burguesía asturiana formando la “Fundación Príncipe de Asturias” y los premios arreyaos a ella, intentando da-y una capa semi-intelectual a una dinastía que, dende Carlos IV, siempre se caracterizó por ser particularmente burra.

Esa atmósfera de ri-y les gracies llegó al nirvana na Cimera Iberoamericana de Xefes d’Estáu de 2007, cuando Juan Carlos, nada avezáu a sintir coses que nun-y prestaren, provocó un incidente diplomáticu al mandar callar al presidente de Venezuela Hugo Chávez cuando taba faciendo usu de la palabra pa denunciar el comportamientu infame del gobiernu d’Aznar en 2002 apoyando’l güelpe d’estáu, y depués colar de la sala en mitá de la intervención del presidente de Nicaragua Daniel Ortega cuando ésti criticaba a les multinacionales españoles n’América Llatina. Qu’un xefe d’estáu tenga esti comportamientu nuna cimera internacional ye inaceptable, pero equí la prensa cortesana (esto ye, ella entera), tertulianos y representantes políticos aplaudieron como foques esprecetaes les palabres del “campechano”, mientres una opinión pública bien adoctrinada sobre les bondaes les Borbón y les maldaes de Chávez taba encantada.

Pero l’aire de la Historia cambió. En 2008 empieza la crisis financiera internacional, que llega a España con especial fuercia. El país de nuevos ricos encantaos de conocese descubre que’l progresu permanente nun existe, que les crisis capitalistes son cícliques y que cuando lleguen afecten más a les economíes entrampiaes como la española. Rescamplen los casos de corrupción y esa sociedá, hasta esi momentu tan tremendamente tolerante con ella, empieza a comportase como’l capitán Renault en Casblanca, finxendo escándalu. Y nel pior momentu, n’avientu de 2011, asoléyase’l casu Nóos, un escándalu de corrupción venceyáu a Iñaki Urdangarín y a la so muyer, Cristina de Borbón, fía segunda del rei. Empieza otra vez la operación borbónica de la patada pa despexar el campu, como si lo que facía Urdangarín y la muyer nun fuera lo mesmo que llevaba trenta años faciendo Juan Carlos. Pero la opinión pública yá ta tocada. La corrupción en tiempu de crisis llévase mal. Y a los pocos meses, n’abril de 2012, Juan Carlos france’l cadril en Botswana mientres diba a cazar elefantes cola so querida nesi momentu, Corinna Larsen, comisionista nomada. Que Juan Carlos cazara yá se sabía. Yá en 2006 saliera la noticia de cómo en Rusia enfilaren con vodka un probe osu más mansu qu’una oveya pa que’l Borbón pudiera dispara-y con toles garantíes. Lo dicho, que cazaba sabíase, anque yera d’estrañar que la prensa nun dixera un ris sobre lo raro que yera, por nun dicir inquietante, qu’una persona que matara accidentalmente d’un disparu al so hermanu pequenu, en cuenta de nun querer tener nada que ver coles armes de fueu se dedicara a dispara-y a tou bichu viviente de los cinco continentes (la prueba d’ello taría nel inmensu pabellón de caza llevantáu a cargu del estáu y que costó 3’4 millones d’euros pa meter los trofeos d’esta monarquía presuntamente tan barata). Pero lo qu’anantes nun importaba de sópitu paeció tener gran gravedá, y agora que’l rei saliera de caza a países exóticos cola querida mientres España vivía una crisis económica feroz yera una afrenta inaceptable. La prensa, por primer vez en décades, informó, y los tertulianos de guardia, en dellos casos, fixeron daqué más que llamber les ñalgues riales, y empezaron a criticalu abiertamente. El secretu a voces yá nun yera secretu. El comportamientu del rei yá nun yera’l d’un pelgar simpaticón, sinón el d’un vieyán insensible y adúlteru. Pasó lo nunca visto: qu’un Borbón se disculpara en público. Pero’l dañu yá taba fechu.

En mayu de 2014 l’Axencia Tributaria confirma qu’Urdangarín defraudara a la Facienda pública más de 240.000 euros nel IRPF de los años 2007 y 2008, anque l’aparatu xudicial ármalo too pa nun imputar a la infanta Cristina. En xunu Juan Carlos abdica, y como fixo Sabel II col so home cuando perdió’l tronu, yá nun tien por qué facer ver que sigue casáu con Sofía de Grecia. L’abdicación foi una operación necesaria pa llevantar el prestixu de la propia institución monárquica, a la que’l desprestixu de la persona de Juan Carlos amenazaba con arrastrar pela caña’l pozu p’abaxo. Garró a la oposición con cara de sustu y ensin capacidá de reacción, nun momentu en que taba espolletando Podemos col so discursu de “nind’esquierdaninderecha” y “ninrepublicanosninmonárquicos” o “nadaquedividaalpueblu”, y IU taba intentando entender qué taba pasando pa que-yos segaren la hierba debaxo los pies. Foi un bon momentu p’articular una respuesta republicana pero nun se fixo, nin nel conxuntu estatal nin n’Asturies, y eso debióse fundamentalmente a la debilidá orgánica y discursiva del republicanismu, que más que republicanismu paez señaldá idealizada de la II República.

Quedónos “El Preparáu”, pero nun lo tenía fácil. Si a Juan Carlos se-y fabricara una imaxe d’heroe prometeicu que baxó del Olimpu a traer la democracia, y qu’amás paró una terrible intentona golpista, por más falsa que fuera esa imaxe yera funcional y creíble pa bona parte de la sociedá. Pero l’únicu méritu de Felipe de Borbón yera nacer. Nin siquiera la so vida particular yera particularmente discreta. Dende’l cortexu con Isabel Sartorius, con posible fía incluyida, pero convenientemente tapáu pola prensa cortesana, al nunca algamáu casoriu con una modelu noruega y luterana, p’acabar casando con una periodista asturiana divorciada, intentó sorrayase “lo preparáu que ta”, cuando esa preparación consistió nun programa ad hoc col que-y dieron la llicenciatura de Derechu na UAM y un máster de dos años en Rellaciones Internacionales en Georgetown. Evidentemente, ye muncho más que cualesquier Borbón anterior, que suelen ser alérxicos a los llibros, pero ye mui común en cualesquier ciudadanu de la so xeneración y clase social. El so únicu pronunciamientu notable foi apaecer na televisión en plena crisis catalana n’ochobre de 2017 amosando un perfil reaccionariu y focicón, de señor feudal indignáu pola ingratitú de los sos vasallos. Fálta-y, amás, esa naturalidá borbónica que lu fai paecer tan antipáticu como ye en rialidá.

Acabante d’empezar el confinamientu obligáu pola andancia de la COVID-19, en marzu de 2020 Felipe VI aprovechó pa soltar la bomba anantes de que la soltaren otros, destapando’l cobru por Juan carlos de 100 millones d’euros de la familia rial saudí. Intentaba tapar el fueu anunciando qu’arrenunciaba a la herencia paterna. Difícil de creer, cuando ye rei precisamente por esa herencia del padre, y a eso nun paez que tea dispuestu a arrenunciar. Respecto a la fortuna milmillonaria amontonada n’años de corrupteles, ye imposible arrenunciar a lo que nun s’heredó tovía, yá que Juan Carlos sigue vivu.

El descréitu de la monarquía ye evidente. Otra vez la patada borbónica, esta vez de Felipe a Juan Carlos, como fixo’l propiu Juan Carlos a Juan, como fixo Alfonso a Sabel, como fixo Sabel a María Cristina… A Felipe quéda-y el panchón, mientres Juan Carlos, en previsión de que la fiscalía suiza lu llame a declarar, intenta poner tierra pel medio. N’España ye inviolable. Yá s’encargaron PSOE y PP de que lo siguiera siendo depués d’abdicar. Sigue siéndolo hasta pa los delitos cometíos depués de l’abdicación. Pero en Suiza nun ye inviolable, porque ellí nun ye rei. Y esta ye la punta del iceberg. L’actividá comisionista del eméritu dióse en munchos países y per décades. El padremuñu acumuláu en paraísos fiscales ye descomanáu. La prensa europea lleva años falando d’ello mientres la española callaba. Los presuntos republicanos parlamentarios nun fixeron un ris por destapalo. Los presuntos republicanos gubernamentales, faciendo gala d’un neomelquiadismu del sieglu XXI, esprecétense en twitter pero callen nel BOE. Nun sabemos si sabín que’l rei colaba. Si lo sabín y agora dicen que non mienten. Si nun lo sabín y el PSOE los engañó habría que dicir daqué, porque tamos nel aniciu d’una fola, otra más a estrellase escontra l’edificiu de la II Restauración. ¿Van a encontar l’edificiu o van dexalu cayer? ¿Van siguir diciendo que la monarquía nun ye un asuntu importante pa la ciudadanía? ¿Van ser la cabera barricada de los Borbones, como foi Melquiades Álvarez con Alfonso XIII? ¿Y qué van facer los republicanos periféricos amás de xesticular y denunciar? ¿Van intentar un movimientu unitariu pa valtar la monarquía? ¿O van dexar que podreza sola y seya la propia oligarquía la que, nuna operación gattopardesca como tantes otres qu’hubo, acabe echando a la dinastía borbónica pa traer una república reaccionaria que garantice el statu quo? ¿Queremos una república bicolor y centralista con Felipe González de presidente o una federativa y democrática que surda de la llibre asociación?

Juan Carlos ta, paez ser, camín d’un exiliu doráu en República Dominicana. Nun ye como Fernando I de Bulgaria, que depués de perder el tronu en 1918 exilióse n’Alemaña y aprovechó pa dedicase a la ornitoloxía y a cultivar la so verdadera orientación sexual. Juan carlos nun va facer nada d’eso. Nun va facer nada que nun fixera yá, cuando cuntaba col silenciu compliz d’una corte d’aduladores y llambiculos. Cola, en rialidá, pa siguir faciéndolo, y el fíu échalu pa que nun lu chisque más. Porque, mientres les lexones juancarlistes dexen pasu a les nueves tropes de felipistes pa preparar la llínia de defensa de la institución, la ciudadanía tien que plantegase qué facer col Borbón que queda, sobre too si tenemos en cuenta que de doscientos años p’acá nunca aguanten más de dos siguíos nel tronu ensin que los echen. Y vamos pel segundu d’esta tanda.

Que quede claro. El problema nun ye Juan Carlos, son los Borbones. El problema nun ye esti rei, ye la monarquía.

Yá toca. Ye la hora del cambiu. Ye la hora de la República.

Faustino Zapico

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes