Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 26 Jul 2011, y ta dientro de la sección Blogue.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , , , , , , ,

Muncha xera (Apuntes sobre’l nuevu ciclu políticu)

Francisco Álvarez CascosPasaos yá dos meses dende les elecciones asturianes, y acabante d’asumir el nuevu gobiernu; feches les valoraciones na propia organización política d’esos mesmos resultaos, y entrando como ye vezu nel tiempu d’inacción propia del branu, llega’l momentu de facer públiques les reflexones de quien esto escribe sobre’l nuevu ciclu políticu que s’abre.

Los resultaos del 22-M alteraron dafechu’l mapa políticu asturianu. El bipartidismu turnista sofrió una derrota bultable, y per primer vez dende hai ventiocho años, PSOE y PP xuntos nun lleguen a la mitá de los votos emitíos nunes elecciones autonómiques, y perpásenla por poco nes municipales. Dióse un auténticu milagru políticu: nun país tan mediatizáu como Asturies poles dinámiques polítiques estatales, en plena engarradiella bipartidista pol control del poder central, que más de la mitá de la población asturiano votara al marxe d’eses opciones ye un fechu históricu -yá veremos si s’afita nel tiempu- más que sorrayable.

La FSA-PSOE algama’l pior resultáu de la so historia n’Asturies dende los anicios d’esta II Restauración. Nun llega al 30% del votu popular, tanto n’autonómiques como en municipales, y pierde conceyos emblemáticos como Xixón o Mieres. Ganando les elecciones, yá que, anque nun lo paeza, foi la primer fuercia política del país, anque namás fuera por un cientu de votos per delantre de FAC, apaez como la gran derrotada, al perder tamién la posibilidá de reeditar el pautu con IU y con ello’l gobiernu, que tenía dende hai dolce años.

El PP ye’l gran derrotáu, y por partida doble. Pasa de ser el segundu partíu, por poco, a ser el terceru con gran diferencia, y perdiendo la mitá los votos y escaños que tenía. La so derrota ye más grave tovía si la ponemos nel contestu de la victoria de la derecha confesa: nel conxuntu del Reinu, con un PP estatal que saca los sos meyores resultaos, l’asturianu saca los piores; y con una victoria n’Asturies de la derecha conservadora, que perpasa per primer vez más de la mitá del votu (FAC+PP+UPyD+IDEAS+URAS-PCA y el del Bloque por Asturies. Neses condiciones, Jesús Iglesias salió diciendo que la xente votáralos porque valoraba positivamente la so presencia nel gobiernu, cuando los datos paecen indicar que la xente votólos a pesar d’ello. La prueba ye que nes elecciones municipales saca 80.000 votos frente a los 61.000 autonómicos, y que los grandes reblagos electorales – de más del 50%- danse en conceyos onde taben n’oposición frontal al PSOE, yá fuera por tar IU nel gobiernu (L.lena, Cangas) o na oposición (Mieres). Anque pierden el gobiernu asturianu y el de Xixón, asumen l’alcaldía de Mieres y en xeneral meyoren abondo la so presencia municipal. D’otru llau, apaecen claramente ensin competidores serios pela esquierda y puen aprovechar pa reasitiase políticamente como la única oposición d’esquierda al nuevu gobiernu, postura esta facilitada pola pinza PSOE-PP.

Foro Asturias de Ciudadanos ye evidentemente la gran sorpresa de les elecciones. Qu’un partíu nacíu cuatro meses anantes de les elecciones y amás como argayu d’otru que cuntaba con series opciones de ganales, acabe sacando un 30% del votu popular, y siendo la opción, sinón la más votada, sí la que tien más parlamentarios, ye una auténtica fazaña histórica. Ye l’auténticu vencedor, moral y material, d’estes elecciones. Moral porque de la nada foron quien en cuatro meses a convertise na principal fuercia parlamentaria, raspiando un 30% del votu popular nes elecciones autonómiques y pasando del 20% nes municipales. Material porque tienen la primer minoría parlamentaria nun contestu de mayoría de la derecha, lo que los permite formar gobiernu y sustituyir asina al PSOE, y algamar espacios de poder municipal emblemáticos, como l’alcaldía de Xixón o la segunda posición n’Uviéu o Avilés.

UPyD saca un resultáu mui bultable, más del 2% del votu tanto nes autonómiques, onde raspia’l 3% que-y daba’l diputáu, y otru tanto nes municipales. Pa un partíu que nun tien estructura, nin militancia -yá que sigún entra nel partíu va saliendo pol autoritarismu de Rosa Díez-, nin ideoloxía, más p’allá de reeditar el programa del PSOE -que, al quita-y la estética obrerista, vese como lo que ye, centru-derecha lliberal- y un nacionalismu español tovía más enraxonáu que’l de PSOE y PP, ye un resultáu mui curiosu. Pero al nun sacar la menor representación política, nin siquiera nos conceyos, vuélvese dafechu irrelevante, lo que nun dexa de ser una bona noticia.

IDEAS, que partía con bones posibilidaes d’algamar representación, dada la so base local d’agrupaciones independientes, muerre anantes de nacer. Un 1% del votu nes autonómiques y la debacle del so principal promotor, ASIA, faen imposible la so viabilidá como proyectu pal conxuntu d’Asturies. El votu conservador disidente del PP enfiló pa FAC, daes les sos mayores opciones. Morales tovía debe tar arrepintiéndose de nun dir detrás de Cascos cuando ésti anunció la so candidatura.

URAS-PAS, Unión Asturianista, entra na so fase terminal. Si yá cuando se dio la so xuntura va siete años, pesie a lo que dicín dellos, nun dexaba de ser la suma de dos proyectos n’escayencia, como pudo vese nes elecciones de 2007, onde los sos resultaos foron la mitá de cuando diben dixebraos, los de 2011 son cenciellamente catastróficos: nun llegar a los 3.000 votos, cuando tenín 13.000, y sacar dos conceyales, cuando sacaren 10, ye la derrota final. Perder amás la condición de fuercia asturianista más votada quíta-y un elementu simbólicu perimportante, que fai pensar na disolución d’equí nunos meses o, lo que bien a ser lo mesmo, la so conversión nun CDS asturianu: una sigla pantasma que namás esiste pa les elecciones y con unos resultaos perprobes. L’apaición de FAC garró a la dirección d’URAS-PAS col pasu cambiáu, y el so electoráu optó masivamente pol votu al rexonalismu conservador con más opciones.

Bloque por Asturies-UNA saca -sacamos- un resultáu ruinu. Los poco más de 6.000 votos pa les autonómiques y los 5.500 y 2 conceyales pa les municipales (6.800 y 5 conceyales si cuntamos les candidatures asociaes de Corvera, Nava y La Villa) saben a poco si tenemos en cuenta que, va cuatro años, Unidá IAS-LVGV-Andecha perpasara los 4.000, y 4 conceyales. Si tenemos en cuenta qu’estes elecciones yeren nun contestu mui favorable pa visibilizar una opción asturianista a la esquierda del PSOE-IU, podemos dicir qu’esa ocasión perdióse dafechu. La presencia institucional qu’apurría’l Bloque (media dolcena de conceyales y un diputáu autonómicu) revelóse como lo que yá se sabía que yera, una concesión d’IU que duraba tanto como durara l’alianza del Bloque con esta, cola única escepción del mui meritoriu conceyal de L.lena. D’otru llau, el proyectar espectatives irreales sirvió pa inflales tovía más, colo que los resultaos paecen tovía más probes de lo que son. Si bien ye razonable ser ambiciosu en campaña, calentase la boca diciendo que diba repetise’l diputáu y la decena de conceyales qu’había “como mínimo” nun lo ye, sobre too cuando se sabía qu’esa presencia institucional debíase en gran midida a l’alianza del Bloque con IU. D’otru llau, facer una campaña electoral onde se facía una crítica radical al modelu autonómicu y a los gobiernos que padeció Asturies estos ventiocho años (discursu tradicional d’UNA, y anantes d’IAS), pero faciéndolo per boca de quien formara parte hasta diba unos meses d’esos mesmos gobiernos per seis años, y amás reivindicándolo, llevaba a una situación un tanto esquizofrénica, por nun dicir otra cosa, que dexó al marxe a un sector de la militancia d’IAS y UNA. Ensin dulda, Bloque-UNA pagó les consecuencies d’un procesu unitariu que tovía nun fexo otro qu’empecipiar pero que dexó pel camín a munchos potenciales integrantes, ente ellos Francisco Javier García Valledor. Convertise na fuercia asturianista más votada nestes condiciones, cuando PAS-URAS saca 3.000 votos y Conceyu Abiertu la mitá nun ye nengún méritu propiu, sinón deméritu de los demás. Nun ye que pasáremos perriba PAS-URAS, ye que PAS-URAS pasónos perbaxo. Ser “el referente” cuando tienes el 1% de los votos nun contestu de terremotu políticu como’l que se vivió estos meses n’Asturies nun ye nenguna fazaña. La suma de votos de la esquierda nacionalista va cuatro años yera de cuasi 7.000 votos (4.119 d’Unidá y 2.770 del sector d’Andecha que foi col nome), y agora ye de 7.700 (6160 de Bloque por Asturies-UNA y 1529 de Conceyu Abiertu, la nueva marca del sector d’Andecha que ta fuera d’UNA). Neses condiciones, namás l’alcaldía algamada en Nava por ApN sirve pa compensar esti escenariu tan probe.

El PCA, que diba a estes elecciones como Frente de la Izquierda (FDLI) saca un resultáu más ruinu tovía. La deserción de Sánchez Ramos a dos meses de les elecciones, que volvió pa IU más que como un fíu pródigu, como un fichaxe estrella d’un equipu de fúbol, y amás cola bendición del PCE federal, dexó a esti partíu col pasu cambiáu y torgó dafechu toles sos espectatives. 4.500 votos pa les elecciones autonómiques y 8.200 pa les municipales saben a poco, a mui poco, a quien pretendía, y paecía que podía convertise, nel polu de referencia a la esquierda d’IU. Namás los 3 conceyales que saca (2 en Llangreo y 1 en Noreña) sirven de probe consuelu.

Conceyu Abiertu, como yá diximos la nueva marca electoral del sector d’Andecha Astur que nun ta integrada na UNA, saca un resultáu tamién mui probe: 1.500 votos, poco más de la mitá d’hai cuatro años. Sicasí, el mui meritoriu conceyal algamáu en Noreña permite a esti sector alendar, anque seya mínimamente.

El PCPE, colos sos 1.400 votos tanto nuna elección como na otra, tamién saca un resultáu mui ruinu, que tamién se ve matizáu pol ésitu electoral de Carreño, onde algama un conceyal.

Nuevu ciclu políticu

Ye evidente que tamos énte la fin d’un ciclu políticu, y l’aniciu d’otru. Namás queda pa completalu les elecciones xenerales, que van ser mui posiblemente esta seronda, p’afitar el nuevu marcu: gobiernu de FAC n’Asturies, y gobiernu estatal del PP y Cortes españoles con representación rexonalista asturiana, per primer vez nesta Restauración. De mano, FAC yá tien un senador, Martínez Oblanca, elexíu esta selmana pola Xunta Xeneral. Namás queda saber cómo va ser de grande la presencia parlamentaria en Madrid de FAC, anque’l PSOE y el PP paecen facer tolo que pueden, cola so torpeza, pa que seya lo más bultable posible.

Porque’l PSOE y el PP siguen en KO técnicu. Los primeros tovía nun fueron a dixerir la so derrota electoral y la perda del gobiernu y conceyos como Xixón o Mieres. Los segundos tovía tán enraxonaos pol argayu de Cascos y la perda de la mitá del votu nun contestu de xuba electoral del PP en tol reinu, que tien n’Asturies los sos piores resultaos nunes elecciones autonómiques, sacantes Cataluña, Navarra y País Vascu. El pautu del duernu, rial o implícitu, rescampla con más fuercia que nunca. Solo asina pue desplicase la renuncia del PSOE a conformar una nueva mayoría n’Uviéu, o el so votu favorable a un candidatu del PP a presidir la Xunta, o que’l PP nun se ponga d’alcuerdu con FAC en Siero y permita que l’alcaldía vuelva al PSOE, o que’l PP algame l’alcaldía de Cangas col votu del PSOE pa que nun la saque IU. La pinza rial qu’esiste n’Asturies ye la de los dos partíos turnistes que defenden el so comederu y nun dexen entrar a otros, anque ideolóxicamente nun tean mui lloñe d’ellos.

Pero PSOE y PP nun son los únicos en tar a veles venir. Les declaraciones de Sánchez Vicente, que paez un nenu rabiáu porque-y quitaren el xuguete del asturianismu amuesen una gran incomprensión del fenómenu. Les del Bloque por Asturies-UNA el mesmu 22-M son sorprendentes, calificando’l resultáu electoral de “mui malu pa la esquierda y pa esti país”, metiendo con ello al PSOE nel sacu de la esquierda (cosa qu’IAS y UNA nunca fexeren), cuando’l fechu mesmu d’echar al PSOE del gobiernu, la derrota del bipartidismu y que la tercer parte de los votantes fueren pa opciones non sucursalistes fueren lo más destacable del resultáu y too ello mui positivo.

D’otru llau, la gran rocea, por nun dicir otra cosa, cola que la esquierda organizada recibió les movilizaciones asociaes al 15-M amuesa, amás d’un infantilismu esmolecedor, la incomprensión dafechu del fenómenu social que tamos viviendo, y sobre’l que vamos falar depués.

FAC y Álvarez Cascos tresformaron el mapa políticu asturianu. Como yá diximos, el so ésitu electoral ye un acontecimientu históricu. El tiempu dirá si ye a afitase. Anque va dolce años, cuando nació la URAS, dende IAS amosamos un gran escepticismu sobre les posibilidaes d’afitamientu d’un proyectu rexonalista conservador (I Alcuentru Nacional, febreru de 1999), como efectivamente pasó, igual el contestu sociolóxicu d’Asturies cambió abondo como pa que lo que nun yera posible en 1999 sí lo seya agora.

Foro Asturias nun ganó en tou casu les elecciones por ser una opción esclusivamente asturiana -anque esi seya ún de los factores del so ésitu- sinón porque apaeció nun contestu políticu de gran desgaste de les dos opciones turnistes. Si pa gran parte del electoráu yera mui tentador castigar al PSOE pero ensin favarecer al PP, o viceversa, votar a FAC víase como la oportunidá de da-y un bofetón tanto al PSOE como al PP y a IU. Y tan grande foi la tentación que’l 30% de los asturianos cayeron nella.

Rialmente, ¿Qué ye Foro Asturias de Ciudadanos, amás de la plataforma electoral de Francisco Álvarez Cascos? Anque dende’l PSOE s’aneció na campaña electoral en que yera la estrema derecha, y dende IU que yera un neopopulismu al estilu de Lega Nord y otres dereches reaccionaries de Dinamarca, Países Baxos o Finlandia, esa afirmación ye falsa. D’un llau, FAC ye tan d’estrema derecha como puea selo’l PP, que nun lo ye por muncho que concentre’l votu señaldosu del franquismu y la biografía y/o antecedentes familiares de munchos de los sos cabezaleros dexen clara la so xenealoxía política. FAC nun tien nel so programa nin nel so discursu nengún de los items propios de la estrema derecha o del neopopulismu, como la xenofobia o la obsesión pola seguranza pública, cosa polo demás lóxica porque nun son temes centrales de la política asturiana. Intentó, con un ésitu que nunca tuviera URAS, proyectar un discursu tresversal a derecha y esquierda centráu na rexeneración de la vida pública, la necesidá de cambiu, la tecnocracia y un vagu asturianismu, que ye lo que llevó a Fernando Lastra a esbabayar diciendo qu’apelar al arguyu de ser asturianos yera propio de la estrema derecha. Siacasu, les declaraciones de Lastra nun retrataben al FAC como estrema derecha, sinón al propiu Lastra como un faltosu. D’otru llau, la incorporación a FAC de persones provinientes de la esquierda, cuantitativamente mínimes pero simbólica y cualitativamente curioses, como Emilio Marcos Vallaure o Rafael Fernández Tomás, permitió proyectar con más ésitu tovía esa imaxe trasversal qu’arrancó una parte bultable de votu non solo al PP sinón tamién al PSOE, posiblemente tamién a IU -que compensó esa baxada cola xuba de votu proviniente del PSOE-, a URAS-PAS y a nuevos votantes.

¿Ú l’asturianismu de Foro? Ciertamente, FAC nun ye un partíu sucursalista, lo que yá en sí ye mui notable. Agora bien, más p’allá del llamáu retóricu al arguyu asturianu y a la denominación d’Asturies como país -que causara esa escandalera en dellos sectores amuesa lo mui analfabeta que ye la clase política y los opinadores asturianos- FAC nun fexo bandera de dos elementos centrales del discursu asturianista, como son l’autogobiernu y la defensa de la llingua asturiana. Nun hubo per parte de Foro nenguna referencia nin na campaña nin nel programa de gobiernu a la reforma estatutaria pendiente, hai una renuncia espresa a la oficialidá del asturianu y la única referencia al mesmu nel discursu d’investidura foi pa falar del so fomentu y del desendolque de la Llei d’Usu, que vien siendo lo mesmo qu’inevitablemente dicen tolos gobiernos asturianos dende Sergio Marqués. L’únicu matiz vieno del nuevu conseyeru de Cultura, Emilio Marcos Vallaure, diciendo que la llingua diba ser una de les prioridaes de la so política, y anque la so trayectoria fai creíble esa afirmación, ye mui posible que l’alministración de Marcos Vallaure seya otra de la llarga llista de conseyeros y directores xenerales sinceramente favorables a la normalización del asturianu, pero coles ales cortaes dende riba.

Les referencies ideolóxiques asturianistes de Foro Asturias espresóles bien el propiu Cascos nel so discursu, y nun son otres que les de la Liga Pro-Asturias (conservadurismu tecnocráticu defensor d’obres públiques y inversiones pal país) y la Doctrina Asturianista de 1918 (autonomismu, cuadonguismu nacionalista español, consideración diglósica del asturianu y patriotismu doble). Evidentemente, el discursu asturianista evolucionó abondo d’entós p’acá, anque Cascos nun lo referencie. Tamién son mui significativos dellos personaxes que citó nel so discursu: Posada Herrera, cacique de la I Restauración y ministru en Madrid, prototipu del asturianu que trunfa na Corte; Melquíades Álvarez, la esquierda que se fexo derecha, qu’articuló un partíu d’ámbitu estatal pero con una fuerte base n’Asturies; Manuel Llaneza, fundador del SOMA y defensor radical de la industria del carbón. Tamién Flórez Estrada, Xovellanos o Maldonado. Too ello p’argumentar un filu conductor a lo llargo de los postreros doscientos años de lo que podríemos llamar un asturianismu españolista, yá fuera de base económica o de base política. Pero tan significatives como les referencies, sonlo tamién les ausencies: la d’Eladio Carreño, l’apostol del federalismu asturianu, redactor de los proyectos de Constitución p’Asturies de 1873 y 1883. De ser otru quien diera’l discursu, podríemos falar d’ignorancia, pero nesti casu non: si nun lo fai, ye precisamente porque’l so proyectu ye otru mui estremáu del federalismu democráticu y republicanu.

Podemos dicir que l’asturianismu de Foro nun llega al programa mínimu asturianista, pero incluso asina garró una bona parte del votu asturianista por delles razones, como la percepción de ser un votu ganador, la desesperación por echar del gobiernu al PSOE y, por qué non, la necesidá psicolóxica de creer no que nun se ve. Hailos que lleven años fabricando la imaxe de Cascos como la del redentor d’Asturies que diba a desendolcar l’axenda asturianista. Y anque él diga espresamente lo contrario, non por ello van dexar de creelo. Igual que los votantes del PSOE que siguen creyendo que’l so partíu ye socialista. En tou casu, l’asturianismu difusu de FAC afáyase abondo a la percepción del asturianu mediu: ye l’asturianismu del “Asturias es España” ensin nenguna necesidá de rotura ideolóxica col discursu dominante.

En definitiva, FAC ye un proyectu lliberal-conservador d’ámbitu asturianu. El so programa electoral ye calcáu del que presentaba’l PP, ente otres coses porque lu fexeron les mesmes persones, pero cola diferencia de presentase como una rexeneración política más creíble que la del partíu del que provién.

Amás, ye más que posible qu’Álvarez Cascos y el so partíu llegaren pa quedase. Primero porque la torpeza política de PSOE y PP tán rozándo-y el camín pa un resultáu mui curiosu nes vinientes elecciones xenerales. Con 2 ó 3 diputaos en Madrid, FAC pue facer visible a Asturies y desenrrollar la percepción de que’l so partíu ye l’únicu que pue facer daqué pol país. En segundu llugar, si son a esclariase los escándalos de corrupción qu’acosen al PSOE y al PP, el papel central de FAC como alternativa rexeneradora afitaríase enforma, y en tercer llugar, l’afondamientu de la crisis y la deslexitimación ca vuelta mayor del réxime fai qu’una opción como la de Foro, que ye’l sistema pero ensin selo hasta agora, pase a ser una escelente opción de recambiu al turnismu n’Asturies pa los poderes económicos.

Tiempu de recomposición

Vienen años de recomposición de fuercies, marcaos básicamente por cuatro factores:

a) El contestu socioeconómicu tanto asturianu como español y mundial, caracterizáu pola continuidá de la crisis capitalista y, en dellos países, l’afondamientu de la mesma. La situación social nel Reinu d’España nos prósimos meses nun va facer otro que ponese pior, y eso va provocar una agudización de conflictos yá esistentes y l’apaición d’otros nuevos. De dase un rescate financieru de la UE, coles llacerioses consecuencies que se tán viendo n’otros países, y dada la deslexitimación ca vuelta mayor del réxime ente grandes capes de la población, les consecuencies puen ser imprevisibles.

b) El nuevu contestu políticu, marcáu pol nuevu mapa políticu asturianu y español, el nuevu gobiernu asturianu y el previsible gobiernu del PP d’equí nunos meses. FAC va aplicar les recetes económiques del PP (privatizaciones en Sanidá, Educación y empreses públiques, mengua de servicios sociales) y el PP fadrá lo propio en Madrid cuando gane. Habrá que ver nesi contestu cómo se reasitien les burocracies sindicales y la esquierda política.

c) L’escosamientu de les fuercies polítiques y/o les estratexes de la esquierda asturiana, que llavará nos prósimos meses a nuevos procesos de rotures y xuntures. Ta por ver si el PCA vuelve a IU coles oreyes gaches, o busca la converxencia con otros sectores, dientro o fuera del PCE, o si queda en tierra de naide. Apaecen nuevos actores como Equo. Nun se sabe pa ónde va empobinar la refundación d’IU y si va servir p’axuntar más fuercies al rodiu d’ellos o pa perdeles. Ta por ver cómo s’articula l’espaciu Bloque por Asturies-UNA y si ye quién a axuntar más sectores. La esperiencia de la “esquierda plural” foi un fracasu, y les qu’intentaron articular daqué fuera d’ello tamién.

d) L’apaición de nueves formes d’espresión de la disidencia col modelu, que tienen nel movimientu 15-M la so másima espresión. Ensin cayer na adoración ridícula del mesmu, nun dexa d’abultar curioso que cuasi toles espresiones de la esquierda amuesen la mesma rocea, que va dende’l menospreciu paternalista a la conspiranoia. Lo que ye evidente ye que foi quien a movilizar más xente, y con una axenda política qu’ataca la llinia de flotación del pautu de la Transición, que tola esquierda asturiana dende qu’entamó la crisis.

Evidentemente, el procesu va ser contradictoriu. Ye posible que pa topar nuevos espacios de converxencia seyan inevitables nuevos argayos y rotures, pero ta claro que nun movese ye la meyor receta pa cayer na (tovía mayor) irrelevancia política. IU va sacar otra vuelta del arcón la bandera roxa y, al marxe de la hipocresía qu’eso supón, ye la que ta en meyores condiciones, pol so tamañu y presencia, pa hexemonizar les movilizaciones que vengan escontra el nuevu axuste económicu, especialmente si éstes se faen de la manera tradicional, desfilando detrás de les burocracies sindicales de CC.OO. y UGT. Con un PCA mochu y una esquierda nacionalista desorientada, mui pocos rivales va tener.

Porque esi ye ún de los problemes principales, que ye la nuestra desorientación. Fuimos (UNA) a un procesu de converxencia col BA que dexó xente pel camín. Fuimos (Bloque por Asturies-UNA) a unes elecciones con un discursu doble, de crítica radical al réxime y de reivindicación del papel xugáu nel gobiernu, dada la contradictoria xenealoxía política de los integrantes de la coalición. Articulamos el discursu “Esquierda (PSOE-IU-nós) escontra Derecha (PP-FAC-otros)” y depués el nuestru referente en Nava, ApN, algama l’alcaldía del conceyu echando al PSOE gracies a un pautu con FAC y PP (pautu mui bien fechu, por cierto). Falamos de facer una alternativa “asturianista, ecoloxista, d’esquierda y de los movimientos sociales” y la nuestra presencia nesos mesmos movimientos sociales ye mínima (¿Cuántos militantes del Bloque o la UNA tán sindicaos? ¿Cuántos participaron nos piquetes del 29-S depués de llenanos la boca con crítiques a CC.OO. y UGT pola so moderación? ¿Cuántos cuadros se tán formando en movilizaciones de cualisquier tipu?). Criticamos al nuevu gobiernu de FAC por anunciar una política llingüística continuista y dicimos qu’eso lleva a la muerte del idioma cuando una de les pates de la coalición formó parte per seis años d’un gobiernu que fexo lo mesmo y amás reivindicólo como un grandísimu avance. Llamamos a la movilización ciudadana pero cuando esta ocurre (15-M) quedamos al marxe porque nun los entendemos o porque nun lleven una axenda asturianista: ¿Fiximos daqué porque la llevaren? ¿Enterarémonos de que la presencia de conteníos asturianos nel 15-M ye la de la media de la sociedá asturiana, constituyendo asina xunto con FAC la otra cara de la moneda de la rebelión escontra’l réxime? ¿Nun será que, y esto ye común a tola esquierda organizada, llevamos años pidiendo a la xente que se movilice y que cuando la fai nun mos presta porque nun ye como nós queremos y, lo que ye más importante, a les nuestres órdenes?

L’asturianismu, especialmente el d’esquierda, lleva enriba una llábana de la que tovía nun foi a lliberase, que ye la del mimetismu: Primero xugóse a ser -a asosañar, más bien- a la esquierda vasca: húbolos que quixeron ser HB y otros EE. Vieno depués la moda gallega: ser como’l BNG. Y depués la catalana: ser como ERC o, más recientemente, les CUP. Tamién l’aragonesa: ser la CHA asturiana. Agora toca la moda valenciana: Compromís, la coalición del Bloc Nacionalista Valencià, Verds y Iniciativa del Poble Valencià (argayu d’EU). Como siempre, fixámonos más na estética del proyectu y nos sos resultaos electorales que nes condiciones concretes en que nacieron y na estratexa que defenden. Y la de Compromís, nun lo escaezamos, yera la de vaciar electoralmente a EU -que ta a la esquierda de la IU asturiana- pa ser la pata que-y faltaba al PSPV p’articular con ellos una hipotética mayoría “progresista” nel País Valencianu frente al PP. Ehí prima l’enfrentamientu “progresistes” versus conservadores. Ensin entrar a valorar la viabilidá d’esa estratexa ellí, ye evidente que n’Asturies la concepción que dende IAS primero y UNA depués se defendió yera otra: articular una respuesta unitaria al réxime, que ye tanto’l PSOE como’l PP, y defensa si llega’l casu de pautos locales pa echar del gobiernu al partíu turnista que más convenga nesi momentu: d’ehí lo correcho del pautu de Nava agora en 2011, pa echar al PSOE, como en 2007 del de Piloña pa echar al PP (anque nesi casu quien falló escandalosamente foi la persona d’IAS responsabilizada de facelo, que s’echó en manes del PSOE). D’ehí que tengamos que valorar como globalmente positivos -dientro de los escenarios posibles- los resultaos electorales del 22-M.

N’Asturies esi espaciu que ta constituyendo Compromís en Valencia (la esquierda que se quier subalterna del PSOE pa echar a la derecha del gobiernu) yá lu ocupa IU, y con una diferencia en votos de diez a ún en favor d’ellos. D’otru llau, acaba de presentase n’Asturies Equo, la nueva plataforma política de la esquierda ecoloxista, que quier ocupar el mesmu espaciu qu’IU, y n’Asturies quien tien la franquicia de la mesma son Los Verdes d’Asturies, hasta agora en coalición con IU. D’otru llau, ye más que posible que depués de les elecciones xenerales se dea una converxencia d’Equo con Espaciu Plural, la “cooperativa política” entamada por CHA, ICV y les versiones d’esta en Baleares y Valencia. Toes elles con un enclín mui fuerte a los pautos col PSOE “pa tornar a la derecha”. ¿Ye eso lo que queremos p’Asturies? Y si lo quixéramos ¿Ye siquiera posible, cuando esi espaciu ta más que tomáu?

D’otru llau, tenemos la tentación identitaria. El creer que lo que mos sobra ye la esquierda y que la clave del ésitu ta en presentanos como la opción asturiana dafechu y únicamente. Yá vemos ónde lleva esi camín, que ye’l que siguió’l PAS toos estos años, y cómo acabó: “nin esquierdes nin dereches, asturianos”. Ye vivir na inopia política, y por dos razones: primero, por creer qu’hai un sector importante de la población que quier un proyectu nacionalista puru y duru, ensin referencies derecha-esquierda (que por cierto nun hai en nengún otru país del Reinu con un mínimu d’esitu), y segundo, por nun ser consciente de que l’asturianismu social lleva años reculando y perdiendo espacios. Y si perdemos espaciu social ¿Cómo vamos ganalu políticu? Yá lo diximos anantes: la media d’asturianismu que la mayoría de la xente asturiano acepta ye la que vemos en FAC o nel 15-M. Seguramente pue aceptar muncho más si trabayamos bien, pero quien crea que nun contestu de crisis social como’l que tenemos, y de desarticulación del país a tolos niveles, lo que la xente quier ye un partíu que ponga la llingua y l’autogobiernu como banderes principales, faciendo abstracción de les polítiques anticrisis, cenciellamente ta ciegu.

Tenemos tamién otra tentación, la del xiru -retóricu- a la esquierda. Articular una esquierda a la esquierda d’IU. Facer eso colos métodos de siempre ye imposible, dada la correlación de fuercies, y en tou casu, l’ambición de la esquierda asturianista nun pue ser facer una esquierda a la esquierda de lo que yá hai, sinón una esquierda perriba de la esistente, esto ye, que dea nueves soluciones a los vieyos problemes y que llegue a tolos sectores sociales que salen perdiendo cola crisis capitalista, que son la gran mayoría de la población, y facelo con un programa nacionalista, de construcción d’Asturies como espaciu políticu soberanu y democráticu.

Evidentemente, eso lleva muncha xera. De les posibles llinies d’actuación p’articular esi proyectu falamos na prósima entrega.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes