Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 09 Jan 2006, y ta dientro de la sección La Nueva España.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , , , , , , , ,

La tentación irredentista

Francisco Rodríguez, UPG, BNGLa cartografía imaxinaria paez ser una zuna bien espardida en política. Diseñar el mapa de la nación suañada, que reintegre a la madre patria a aquellos territorios cuasi siempre arrampuñaos pola perfidia del vecín ye un llabor al que se dediquen con fruición abondos nacionalismos tanto d’estáu como periféricos (non toos nin muncho menos, claro ye), siendo cuasi siempre la víctima propiciatoria d’esti afán expansionista aquellos países vecinos en procesu de crisis y/o malgobiernu. Esi ye’l casu en que s’atopa Asturies anguaño dende que determinaos sectores del galleguismu empobinaren pel camín del imperialismu pequenu. Y nun tamos falando d’un discursu exclusivu del movimientu nacionalista, sinón que la creencia nuna Galicia usurpada en tierra asturiana fai parte del imaxinariu políticu de bona parte de la clas política gallega, que da por cierta l’afirmación de que los territorios ente’l Navia y el Eo fixeren parte de Galicia hasta 1833.

De toos ye sabío que lo que somos y nos atrevemos a suañar con ser ta xeneralmente condicionáu polo que fomos o cudiamos que fomos. La percepción que tenemos del pasáu ye un elementu fundamental a la hora de configurar el presente político. Por eso los debates historiográficos llevanten pasiones polítiques, y l’enseñu de la Historia ye un caballu de batalla permanente ente partíos. La inxerción o non del términu nación pa definir a determinaos territorios ye una bon niciu d’ello. Pero en tou debate historiográficu o políticu ha prevalecer siempre’l rigor, y nun ye aceptable gastar argumentos trucaos, restorcíos o simplemente falsos pa xustificar una postura determinada.

¿Hasta qué puntu tienen base histórica les pretensiones irredentistes del galleguismu al respective del territoriu asturianu? Hasta nengún, cabe dicir. En primer llugar, ye radicalmente falso que la comarca del Navia-Eo (daquella toa ella conceyu de Castropol) nun fixere parte d’Asturies. Aende tán les actes de la Xunta Xeneral del Principáu pa demostralu, porque dende la so constitución hasta la so disolución en 1834 el conceyu de Castropol tuvo los sos diputaos na mesma. Quiciabes parte de la confusión interesada venga por la non distinción per parte de quien asina argumenta ente fronteres polítiques (les del Principáu d’Asturies col Reinu de Galicia, qu’asina se llamaben nel Antiguu Réxime) y fronteres eclesiástiques (les de la diócesis ovetense coles sos vecines). Nesti últimu casu, hai que dicir qu’estes foren enforma más cambiantes que les polítiques, pero que de llevanos por elles habría que concluir que’l resultáu diba ser l’inversu al deseado por quien aguiyen l’irredentismu galleguista, darréu que la diócesis d’Uviéu extendióse per territorios bastante más extensos de los que formen l’Asturies d’anguaño, tanto per Llión como pela actual Cantabria y Lugo. No que diz cola Asturies política, non eclesiástica, yá’l testamentu d’Alfonso II (sieglu IX) amienta’l ríu Eo como límite occidental de la mesma.

Lo que pasó nel primer terciu del sieglu XIX, hasta la división provincial de Javier de Burgos en 1833, foi un baille continuu de fronteres alministratives, que nun llegaren a ponese en práctica, frutu del afán centralizador y homoxeneizador del proyectu nacionalista del lliberalismu español. En 1810 el gobiernu de José I Bonaparte diseñaba un nuevu mapa hispánicu liquidando los límites de los vieyos reinos y principaos y creando 38 prefectures y 111 subprefectures. Yera una clara importación del modelu napoleónicu y sustituyía los vieyos criterios históricos polos naturales, puesto que’l criteriu de división territorial y denominación de les nueves unidades basábase nos cursos y conques fluviales. D’esta miente, acordes con esti diseñu Asturies pasaba a ser la Prefectura del Cabo de Peñas, con capital n’Uviéu, y col conceyu de Castropol integráu na Prefectura del Alto Miño (y non Galicia, que, como tal, dexaba d’existir, darréu que s’estremaba en cuatro prefectures toes elles dependientes directamente del poder central), por más que’l decretu final (R.D. 4-V-1810) optó por dar a les nueves prefectures el nome de les sos capitales, polo qu’Asturies quedó en Prefectura de Oviedo. Esti modelu, cola so imaxe racional y el so calter revolucionariu, foi inspiración directa pa los constituyentes de Cádiz.

Asina, la Constitución española de 1812 planteaba tamién una nueva organización territorial inspirada nel modelu francés y basada en dos instituciones básique, Ayuntamientos y Diputaciones provinciales. Sobre esa base, en 1813 llegaría a presentase un proyectu de división del país en cuarenta y cuatro provincies que nun llegó a debatise por falta de tiempu. Nella, les provincies pasaben a tener el mesmu nome que la capital, y con ello Asturies pasaba a ser la provincia de Oviedo, que vía tamién modificaos les sos llendes, dao que’l Conceyu de Castropol pasaba a inxerise na provincia de Lugo.

L’aplicación real d’estos dos proyectos nun foi tal. Nel casu de la de José I, porque tuvo que s’aplicar nun país en guerra onde’l control efectivu del territoriu per parte de les tropes franceses foi variable y incompletu, y nel de les Cortes de Cádiz, porque primero d’aprobase dafechu, en mayu de 1814, Fernando VII robraba’l decretu que derogaba la Constitución de Cádiz y tola so obra lexislativa, colo que quedaba restaurada tola organización territorial y alministrativa anterior a 1808. Polo tanto, les tierres de Navia-Eo nun llegaren nunca a inxertase nin en Galicia nin nos sos fragmentos, por muncho que querian facenos creer lo contrario. Ye más, ente 1810 y 1811 Castropol ofició como capital d’Asturies, en tanto que Sé de la Xunta Xeneral, darréu que la metá oriental del país taba en manes franceses.

Nun foi esi l’últimu diseñu de fronteres hasta 1833. Col golpe militar que tuvo nel asturiano Rafael del Riego la figura más famosa, Fernando VII viose obligáu a aceptar la Constitución de Cádiz, inaugurando asina’l trieniu lliberal (1820-23). Les nueves Cortes retomaren el trabayu de desenvolver llegalmente’l textu constitucional y dspués de debatir en 1821 el proyectu ellaboráu por Bauzá y Larramendi, col Real Decretu del 27 de xineru de 1822 entraba en vigor una nueva división territorial, integrada por cincuenta y dos provincies, toes elles col nome de la capital. Asturies volvía a ser la provincia de Oviedo, como nel proyectu de 1813, pero con Castropol dientro, y incorporaba amás los conceyos santanderinos de Ribedeva, las Peñamelleras y Tresviso.

Pero tampoco la división provincial de 1822 diba durar muncho. En 1823 producíase la intervención militar de la Santa Alianza pa restaurar la monarquía absoluta n’España. Los 100.000 fíos de San Lluis mandaos por Luis XVIII de Francia ocuparen el país y Fernando VII, otra vuelta rei absolutu, volvía valtar como en 1814 tola obra lexislativa acordes cola Constitución de 1812. De toes maneres, la idea de la reestructuración territorial siguió circulando: ente 1825 y 1829 van funcionar delles comisiones que van dir diseñando un nuevu mapa territorial básicamente igual al que nel Real Decretu del 30 de payares de 1833, muertu yá Fernando VII, pasa a la Historia como la división provincial de Javier de Burgos, ministru de Fomentu dende unos meses antes. Asturies volvía a ser la provincia de Oviedo, y incorporaba al so territoriu, yá de forma definitiva, los conceyos de las Peñamelleras y Ribedeva, pertenecientes hasta esi momentu a la provincia de Santander. Galicia dexaba d’existir formalmente y convertíase nes cuatro provincies que conocemos anguaño.

Esta ye, básicamente, tola historia. En tou casu, cal señalar qu’emplegar argumentos historicistes pa pretender reivindicaciones territoriales ye, aparte de falaz, peligroso: les fronteres van y vienen, y dependiendo de la data qu’usemos como referencia, el resultáu pue ser mui variable. El nacionalismu gallegu podrá entender que parte d’Asturies o de Llión habríen facer parte de Galicia, pero eso nun tien que s’afitar en datos historicistes, polo demás fácilmente reversibles mesmo nel casu de que foren ciertos, sinon única y exclusivamente na voluntá de los habitantes de los territorios reivindicaos. Cierto ye que la propuesta estatutaria del BNG que tanto revuelu causa amienta explícitamente esa condición, la voluntá de los afectaos (faltaría más, cabe dicir) pero nun dexa de ser llamaderu qu’aparte de ello se siga recurriendo a esa Historia falsificada, organicista y esencialoide que tanto presta a dellos nacionalismos, entamando pel nacionalismu d’estáu.

Asturies nun ha cayer nesi error. Podemos dicir, ensin cayer nel esencialismu, que ye la nuestra una comunidá política (aparte d’histórica, llingüística, cultural y económica) de les más antigües d’Europa. Yelo porque ye un productu históricu, qué dulda cabe, pero sobre manera y fundamentalmente porque esa ye la voluntá de los sos habitantes. Somos asturianos porque queremos selo. Los asturianos de Navia-Eo sonlo tanto como los demás, fundamentalmente porque esa ye la so voluntá. Esa ye la base de la democracia, y esa ye la base del asturianismu cívicu, republicanu y non etnicista que propugnamos dende Izquierda Asturiana (IAS). La conocencia del nuestru pasáu colectivu, tantes veces masuñao pa convertinos nel tarru de les esencies del nacionalismu español más maurientu, ye fundamental pa que nun nos dean gatu empara llebre. Abonda dicir que defender esta postura nun ye facer antigalleguismu: a naide beneficien estes polémiques absurdes, y menos al asturianismu político, pero al César lo que ye del César y a Asturies lo que ye d’Asturies.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes