Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 19 Jun 2005, y ta dientro de la sección Les Noticies.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , , ,

Fai falta otru estatutu

Sellu commemorativu del Estatutu d'Autonomía d'AsturiesSi daqué demuestra la Historia ye que nun hai nada eterno. Cuando en 1998 PSOE y PP zarraron en falso la reforma estatutaria asturiana fueron munchos los que dixeron –unos con gayola y otros con desesperación- qu’esti marcu llegal diba durar pa los prósimos venti o trenta años. Cuando en 2003 se firmó l’alcuerdu de gobiernu ente PSOE y IU-BA nun se pautó la reforma estatutaria porque’l PSOE negóse, y IU-BA nun punxo mayor enfotu nello por creelo una causa perdida. Lo que son les coses. El cambeu de coyuntura estatal fai que teamos ensertos nun nuevu procesu de reforma resultáu, eso sí, non de la presión interna de la propia sociedá asturiana, sinón de la voluntá de la executiva federal del PSOE. Como col referéndum sobre la Constitución europea, lo que nun somos a sacar equí viénnos de fuera gracies a les lluches de terceros. Seya como seya, la dinámica que xenera ye positiva, porque obliga a la nuestra sociedá a falar otra vuelta del marcu políticu más afayadizu pa l’Asturies d’anguaño.

Asturies necesita otru estatutu. Non una nueva reforma d’esti, sinón otru nuevu dafechu, yá que tanto nes formes como nos conteníos el que tenemos agora nun cumple los mínimos desixibles. La correlación de fuercies ye mui desfavorable pa los sectores que defendemos l’autogobiernu rial del pueblu asturianu, yá que nin el PSOE nin el PP querín la reforma, nin a IU-y importaba abondo como par enunciar por ello asentase en gobiernu. La única arma que tenemos la xente que defendemos que, amás d’otru mundu, otra Asturies ye posible y necesaria –colo qu’amás d’altermundialistes seríemos tamién alterasturianistes- ye la movilización social, que pue ser una ferramienta mui eficaz pa torgar procesos y pa baltar gobiernos (como en Francia) pero que, si ta güérfana de representación política, nun ye quien a imponer un modelu alternativu. Sicasí, siempre queda l’espaciu pa la pedagoxía política, la defensa de que la situación que tamos padeciendo nin ye eterna nin ye la única posible y la popularización de posibles alternatives.

Tando asina les coses, nun ye dable una reforma de másimos mínimamente digna que diseñe un estatutu que garantice un autogobiernu rial y que seya una ferramienta amañosa pa fortalecer la identidá asturiana, torgar la emigración de la xente mozo y algamar más democracia y más xusticia social. Incluso si PSOE y PP apostaren por una reforma de másimos –que nun va pasar por muncho qu’Areces diga que ye federalista y Ovidio Sánchez pida’l mesmu nivel d’autogobiernu que les comunidaes “históriques”- el marcu constitucional de 1978 nun permite la solución rial del problema nacional nel Reinu d’España. Por munches competencies que se cedan, nun dexa de ser eso, una cesión graciosa del Estáu central, únicu suxetu soberanu, que ye xustamente l’antítesis del federalismu que munchos dicen defender (incluyendo a IU) y mui pocos conocen (incluyendo a IU).

La cuestión ye que, queramos o non, la reforma va facese, y va facese dientro de la constitución de 1978, y la esquierda alterasturianista nun pue quedar na denuncia del marcu llegal o na anuncia de que, en llegando’l día de la victoria final, el pueblu soberanu proclamará la República Asturiana, igua de toles llaceries y calamidaes. Metanto lluchamos por qu’esi día llegue dacuando, y precisamente porque lluchamos por ello, ye necesario presentar yá cuálos son los criterios mínimos desixibles pa un Estatutu que, incluso tando ensertu na actual Constitución, pudiera ser un preséu mínimamente útil pa dir iguando la llaceriosa situación del País Asturianu. Dende Izquierda Asturiana (IAS), basándonos tanto na esperiencia de les republiques federales actuales como nes reivindicaciones históriques de bona parte de les primeres esquierdes asturianes, güei tan escaecíes, creemos qu’esos criterios mínimos podríen ser:

La soberanía fiscal: Partiendo de que l’autogobiernu políticu ye imposible ensin l’autogobiernu económicu, y de que ye irracional que les comunidaes autónomes seyan responsables del gastu pero non de la recaudación, fáise imprescindible un conciertu económicu al traviés del cualu una Facienda asturiana fixe y cobre impuestos, cediendo una parte de los mesmos al Estáu central y non xusto al revés como vien faciendo hasta agora. Esta fo una reivindicación histórica del republicanismu federal asturianu (proyectos constitucionales p’Asturies de 1873, 1883 y 1897) y tamién, quién lo diría, de la mesma FSA (propuesta d’autonomía p’Asturies de Manuel Llaneza de 1919).

El reconocimientu d’Asturies como nacionalidá histórica: Sería una cuestión meramente simbólica –anque non por ello menos necesaria- si nun fuera porque esa etiqueta úsase de forma foina y zorrampla pa xustificar discriminaciones inaceptables sobre’l techu d’autogobiernu que les comunidaes puen algamar. Asturies, non sólo como comunidá humana sinón tamién política ye parte preesistente y constituyente del mesmu Estáu español –y nun falamos de Pelayo y Cuadonga, que nada tienen que ver con esto, sinón de 1808- y ye de xusticia un reconocimientu espresu d’esa rialidá nesti tiempu d’impostura y falsificación histórica.

La non renuncia espresa a los derechos históricos: Consecuencia de lo anterior ye’l reconocimientu llegal de que’l pueblu asturianu ye suxetu de soberanía, y precisamente por ello qu’esa comunidá política tenga un marcu llegal u otru nun torga la posibilidá de qu’esi mesmu marcu podia ser cambiáu. Dicho d’otra forma: un Estatutu dientro de la Constitución de 1978 nun ye una renuncia ad infinitvm a otru Estatutu, a una Constitución asturiana o a una Diputación provincial, si esa fuera la voluntá democrática del a mayoría de la ciudadanía asturiana.

La declaración de derechos: Un Estatutu d’autonomía ye un marcu llegal que regula la convivencia ente les persones xuncíes al so ámbitu d’aplicación, y por ello tien d’esplicar cuálos son los derechos y deberes d’eses persones, como faen toles constituciones de los estaos integraos en republiques federales. Amás de los derechos y deberes yá reconocíos pola Constitución española –y dacuando la europea- l’Estatutu asturianu habría de reconocer nuevos derechos civiles –a morrer dignamente, por poner un casu- sociales –a la renta básica- y políticos –a participar na ellaboración de los presupuestos-.

La disolución de la cámara lexislativa: La Xunta Xeneral del Vieyu Réxime (1445-1808), con tolo oligárquica y subordinada que taba a l’autoridá del monarca, tenía derechu a autoconvocase. L’actual non. L’Estatutu habría de permitir la disolución de la cámara siempre que fexera falta y la convocatoria d’elecciones cuando fuere oportuno. Lo demás –disoluciones blandes, lexislatures de dos años- ye xugar con instituciones de cartón piedra.

La oficialidá de la llingua asturiana: Nun cabe otru marcu llegal que posibilite la supervivencia del asturianu y del eonaviegu que la oficialidá efectiva y n’igualdá dafechu a tolos efectos cola llingua castellana. La normalización tien de venir garantizada pola oficialidá y non al revés, como quier facenos creer la “esquierda plural”.

La consulta popular: Nun hai marcu llegal mínimamente seriu que nun seya ratificáu en referéndum pola ciudadanía que va tar sometida a esi marcu. A esti pueblu yá se-y robó dos veces el derechu a aprobar o refugar l’estatutu que regula la so vida colectiva y sería inalmisible que pasara otra vuelta, incluso anque’l testu final incluyere toles reivindicaciones anantes mentaes. L’Estatutu nun pue siguir siendo una carta otorgada, y el referéndum tien de ser una ferramienta llegal regulada y vinculante, qu’incluya el mínimu necesariu de sofitos pa ser de convocatoria obligada, a iniciativa tanto del es instituciones como de les iniciatives ciudadanes.
Estes propuestes puen sonar como masimalistes y, por raro que paeza, na so práctica totalidá formen parte de les constituciones federales de tol mundu –modelu políticu que, repitimos, reivindica’l presidente Areces- y formaron parte del programa de bona parte de la esquierda asturiana del sieglu XIX y primer terciu del XX, incluyendo en delles ocasiones al mesmu PSOE. Que güei suenen “radicales” amuesa’l nivel de la clase política asturiana, especialmente de los sos parlamentarios. Hai que defendeles non porque suenen bien o porque apaezan n’otres constituciones o porque tuvieren munchos partidarios n’Asturies va años, sinón porque puen ser útiles pa pasar d’etapa, pa qu’Asturies dexe de tar “tatexando n’ayén”, como dicía Fernán Coronas, y apaeza con nome propiu ente los pueblos que quieren dir avanzando nel camín de la soberanía, la democracia y la xusticia social.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes