Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 05 Feb 2013, y ta dientro de la sección Artículos, Blogue, L'Arcu de Texu.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , ,

Der Untergang (La Fundición)

Aire crepuscular na España de la Segunda Restauración. Salta’l casu Bárcenas y mediu país descubre (l’otru mediu yá lo sabía) que’l PP ye igual o pior de corruptu que’l PSOE.  Dicir que nesti país la casta política (y la patronal, y bona parte del cuerpu social) ye partícipe o cómplice o observadora complaciente de la corrupción nun ye nengún descubrimientu, sinón una obviedá conocida cuantayá.

El del PP nun ye l’únicu casu, pero sí’l más reciente y ún de los más graves. Tán les cuentes suíces que chisquen a Convergencia, y el casu Pallerols que chisca a Unió. Tán los EREs d’Andalucía, que chisquen al PSOE, y el casu Gurtel, que chisca al PP, y ta’l Niemeyer, que chisca al PSOE y al PP. El casu Bárcenas tamién chisca en principiu a UPyD, vía financiación del so precedente “Basta Ya” (antolóxica la respuesta de Gorriarán almitiendo que-yos llegaren perres del Bárcenas: si la causa ye xusta, nun da más d’ónde vienen les perres, diz l’alternativa rexeneradora de la política), y a FAC, dada la implicación del so cabezaleru, Álvarez Cascos. De la Generalitat valenciana nin falamos. Y ta la Casa Rial, non yá chiscada, sinón enllamuergada hasta les tranques nel casu Noos, por nun falar de les comisiones empresariales al monarca por dir con él de viaxe oficial. Too esto contribúi, nun contestu económicu revesosu como pocos, y onde se-y desixen a la ciudadanía “sacrificios” (que nun ye otro que robu abiertu de renta del trabayu pa tresferila al capital), a xenerar una fola d’indignación qu’amenaza, esta vez sí, con baltar el réxime nacíu de l’apertura política de los años setenta, la II Restauración borbónica.

Les desplicaciones, ridícules. “Ye too mentira menos delles coses”, diz Rajoy. Bárcenas nun ta nel PP dende’l 2009, pero sigue teniendo un despachu na cai Génova. Jesús Sepúlveda sigue a sueldu del PP, diz Hernando, porque d’echalu sería un despidu improcedente. Y dícenlo dende’l partíu qu’aprobó la reforma llaboral que fai el despidu más baratu de la historia.

¿Tamos a piques d’una operación como la de Mani Pulite d’a primeros de los noventa n’Italia, cuando los xueces del país decidieron acabar cola corrupción institucional, faciendo asina saltar pelos aires el sistema de partíos nacíu de la posguerra mundial? ¿Hai esos xueces nel Reinu d’España? ¿Los callos que lleva pisando Ruíz Gallardón dende que llegó al ministeriu de Xusticia nun puen provocar una reacción d’un estamentu xudicial que se siente agredíu y qu’empieza a tar fartu del réxime? El propiu embaxador de los USA en Madrid, Alan Solomont, diz qu’escándalos como esti necesiten una intervención agresiva pa nun minar la confianza del pueblu, permitiéndose asina dicir públicamente lo qu’hai que facer. En privao, evidentemente, fáenlo cuantayá.

¿Quid prodest? ¿A quién beneficia que s’asoleye la pudrición del PP? El PP pon el ventilador, echa la culpa de too a un montaxe, y nel meyor estilu franquista denuncia una conspiración non yá escontra’l PP, sinón escontra la propia España. Diz Cospedal: “Qué casualidá, agora qu’empezaben a dir bien les coses”. Dir bien, en cospedalés, ye que la economía del Reinu baxara “namás” el 1’3% cuando taba previsto que fuera un 1’5; dir bien ye que los paraos seyan “namás” 5.965.000 y non 6.000.000; dir bien ye que la prima de riesgu tea “namás” en 351 puntos y non en 400. Cospedal da a entender asina que los conspiradores pretenden, al traviés del desprestixu del PP, atacar la Marca España (“la patria ye’l caberu abellugu de los canalles”, dicía Samuel Johnson) nun se sabe con qué prietos oxetivos, como nun seya la propia maldá y l’odiu eternu al centinela d’Occidente. Falen tamién del 11M, y ven al PSOE detrás d’una campaña orquestada col envís d’echalos del poder, intentando ganar asina lo que nun pudieron facer nes urnes. La diferencia con esta teoría ye que va nueve años tenín a tol aparatu mediáticu de la derecha confesa siguiendo esa llinia p’adoctrinar a los fieles, y esta vuelta resulta qu’El Mundo y El País tán diciendo lo mesmo, por nun falar de Libertad Digital. Nun cuela.

Repetimos ¿A quién beneficia que la cúpula del PP tea fundida na llamarga de la corrupción? ¿Al PSOE? Sí, pero non porque una baxada n’intención de votu del PP implique una xuba d’ellos a curtiu plazu, como tán amosando los resultaos del últimu añu y les encuestes d’esti fin de selmana, sinón porque permíte-yos apaecer, sinón tovía como’l recambiu, sí como un sociu necesariu pa da-y lexitimidá a los intentos que se fagan agora pa superar esti terremotu políticu. Si cai la cúpula del PP ¿Quién se pon? Evidentemente, quien tea xusto per debaxo d’esa cúpula, sobre too si son persones conocíes, valoraes y que supieren ponese a tiempu nun segundu planu pa volver depués con más fuercia… Efectivamente, Esperanza Aguirre.

Cuando Esperanza Aguirre dimitió en setiembre de 2012 como presidenta de la Comunidá de Madrid pero quedando na reserva como cabezalera del PP nesa comunidá, fuimos munchos los que nun creimos qu’esta fuera la so retirada definitiva. Quien esto escribe pensaba más bien que, previendo que l’añu 2013 diba ser económica y socialmente más catastróficu que l’anterior, Aguirre poníase a un llau esperando que’l desprestixu de la dirección del PP y del gobiernu acabara por baltalos, quedando ella como la salvadora providencial de la derecha depués d ‘una hipotética refundación. Paez que la lideresa nun ta dispuesta a esperar tanto como un añu y ve llegáu’l so momentu agora. Nun sabemos tovía si ye ella quien ta detrás de la pistola qu’echa fumu, pero ta claro que pue ser una gran beneficiada del escándalu. Si los escenarios se cumplen, claro.

¿Cuálos son esos escenarios? Quien esto escribe ve cinco como los más probables, y nengún ye bonu. Serín, básicamente, estos:

  • CONTINUISMU I: Rajoy aguanta, nun convoca elecciones y sigue p’alantre. Viendo cómo ye’l cinismu de la casta política restauracionista, y confiando na enorme tolerancia ciudadana cola corrupción, como amosaron los resultaos electorales de los últimos venti años, Rajoy pue vese tentáu de facer como que nun pasó nada y siguir aplicando la so mayoría parlamentaria. Ye lo qu’intenta facer. Dao qu’unes elecciones namás podrín dar pior resultáu pal so partíu que les anteriores, habrá que siguir aprovechando esa mayoría absoluta parlamentaria que yá nun coincide pa nada col país rial y tirar lo que se puea con ella. Si son los cuatro años, meyor. El problema ye que’l desprestixu non yá del PP sinón del propiu réxime nun fadría otro qu’aumentar de dase esa situación, colo qu’en cuestión de meses podría arreventar.
  • CONTINUISMU II. Dimite’l gobiernu, nun se convoquen elecciones y cambien les cares pero non la política. Con un gobiernu dimisionariu pero cola mayoría parlamentaria intacta, el PP volvería a formar gobiernu, y equí podría apaecer la figura d’una Esperanza Aguirre especialmente bien vista pola oligarquía que, retirada, aceptaría sacrificase nel altar de la patria. Esta llínia, igual de continuista que l’anterior, aceleraría tovía más l’apisonadora parlamentaria col envís d’aprobar cuanto primero toles contrarreformes y lleis antisociales del programa duru del PP, siendo conscientes de que tendrín que facelo cuanto primero porque sería cuasi imposible acabar la lexislatura.
  • INTERVENCIÓN. Dimite’l gobiernu, nun se convoquen elecciones, intervien la Troika y forma gobiernu un tecnócrata col apoyu parlamentariu del PP y del PSOE: La UE pue llegar a la conclusión que la pudrición ye tala que, como n’Italia, imponga un tecnócrata col apoyu del PSOE y del PP p’aplicar el programa de la Troika. Ponemos l’exemplu italianu y non el griegu porque lo que fexo cayer a Berlusconi foi lo mesmo que podría facer cayer a Rajoy, esto ye, la corrupción más que la protesta social, qu’en Grecia llega a unos niveles qu’equí tovía tán mui lloñe. La figura del tecnócrata sería indispensable p’algamar la complicidá del PSOE, qu’entraría nuna gran coalición baxo la sida del patriotismu. Si llega la dictadura abierta de la Troika, podemos suponer que les agresiones a les clases populares llegarín a niveles d’indecencia tovía mayores que los actuales. Ye tamién una solución cortoplacista, dao que’l desprestixu del PP y del PSOE, les dos pates del turnismu, aceleraríase y sería imposible de dixebrar.
  • LLAMARGA. Dimite’l gobiernu, convóquense elecciones, gana’l PP con mayoría relativa y forma gobiernu. Ye posiblemente l’escenariu menos posible. Anque les encuestes d’estos díis, con una opinión pública impactada poles revelaciones del escándalu, dean al PP una baxada espectacular, diba siguir siendo la primer fuercia, y gracies al terrible sistema electoral que sufrimos, podría quedar perriba de los 120 escaños con un 25% de los votos. En tou casu, el resultáu del PP nun diba ser tan baxu depués de movilizar a tola so base electoral, de momentu noqueada pero dispuesta tovía en bona parte a creer cualisquier desplicación ridícula que-y dean. Nestes condiciones, seguramente ensin Rajoy de candidatu (¿con Aguirre? ¿Con Núñez Feijoo?), formaríase un gobiernu de gran coalición col PSOE y posiblemente dalgún otru, col envís de tener la mayor cantidá de cómplices na operación y la menor oposición posible que rentabilizara la situación. Repito que creo qu’esta ye la posibilidá más remota porque pa tener dalguna posibilidá de sacar un resultáu curiosu, el PP tendría que poner a Aguirre de candidata, y eso pondría mui revesoso una posterior collaboración del PSOE. Naide convoca unes elecciones anticipaes teniendo mayoría absoluta pa perder 50 escaños y tener depués que compartir el gobiernu, a nun ser que se vean obligaos pola UE. La solución ye, en tou casu, tamién cortoplacista, porque nun solucionaría de forma clara la cuestión de la lexitimidá.
  • IL GATTOPARDO. Ábrese un procesu constituyente y España conviértese nuna república bicolor, centralista y presidencialista. Anque pudiera sonar a política-ficción, ye una solución ca vez más posible dende va dos años. Siguiendo les enseñances de la novela de Lampedusa, “cambialo too pa que too siga igual”, nun ye descartable facer un actu de prestidixitación: aprovechando la ruina moral de la monarquía, da-y la patada a los borbones y traer la república anantes de que la traigan otros. Eso sí, una república d’orde, de bandera bicolor y misa dominical. Una república centralizada, intentando negociar un status especial pa vascos y catalanes y condergándonos a los demás a una recentralización qu’amás sería mui popular en dellos sectores, que ven les autonomíes y la casta política derivada d’elles como les culpables principales de la crisis económica, na qu’Asturies volvería a ser la “Prefectura del Cabo de Peñas” de Giuseppe Bonaparte. Una república presidencialista, onde una figura fuerte, perriba de los partíos, fonte de corrupción, ponga orde y cunte cola autoridá pa ello que-y da’l votu directu del pueblu, contentando asina a los que faen de l’antipolítica una bandera. Y poner orde sería obedecer sumisamente les directrices de la Troika. Baxo l’apariencia del cambiu radical, quedaría intactu, o reforciáu, tol sistema: la banca, la patronal, la corrupción, el sistema centralista… A nivel electoral podría pasar cualisquier cosa ¿Podríemos imaxinar unes elecciones presidenciales nes que, por una carambola electoral, pasaren a la segunda vuelta Rosa Díez y Esperanza Aguirre? A quien-y abulte raro pensar que la derecha confesa se faga republicana, podemos dici-yos que Sánchez Guerra, l’arquitectu de la represión de la fuelga xeneral revolucionaria de 1917 dende’l ministeriu de la Gobernación, foi en 1930 ún de los causantes del fin d’Alfonso XIII al desertar pal bandu republicanu.

Quedaría, claro ta, otra opción, de momentu improbable dada la debilidá estructural de quien la defende: L’apertura d’un procesu constituyente, la rotura democrática que nun llegó nel 75, concretada na proclamación de la república y el reconocimientu del derechu d’autodeterminación de los pueblos del estáu, la criación d’una nueva Constitución que faga del actual Reinu d’España una república democrática federativa, la salida de la OTAN, l’abandonu del euro y de la UE, la denuncia de la delda esterna como ilexítima, la nacionalización de la banca, con entrega a los nuevos entes federaos de les caxes d’aforru del so territoriu, les tresformaciones estructurales de la economía vía socialización de la riqueza, el convite a Portugal a participar na nueva empresa en pie d’igualdá, etc. Pero eso nun tenemos quien lo faga posible. Les grandes centrales sindicales nun s’atreven a movese namás que pa pidi-y a Rajoy que nun seya tan duru y que faga un referéndum, la esquierda política ye feble y la so espresión principal, IU, ta más enfotada en ser un sociu imprescindible del PSOE nuna futurible xestión del desastre. El 15M nun acaba de madurar la so quexa nuna propuesta fuerte de poder constituyente, qu’implica necesariamente’l republicanismu y la denuncia de los propios marcos de dominiu: la OTAN, la UE, el propiu Estáu español.

Mentanto, la plana mayor del PP aseméyase ca vez más a los protagonistes de la película alemana Der Untergang, La Fundición, que cunta maxistralmente les caberes selmanes del III Reich y de la plana mayor del réxime nazi, y qu’acaba cola muerte del Führer y dellos cabezaleros más, anantes de que lleguen les tropes soviétiques. Esta vez nun son les tropes soviétiques les que vienen, sinón otra cosa que nun sabemos lo que ye, pero que podemos albidrar qu’igual nun ye meyor. Entama la transición. De la sartén al cazu.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes