Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 25 Oct 2006, y ta dientro de la sección Les Noticies.

Etiquetes pa esta entrada

, , , ,

Belarmino Tomás, un home de circunstancies

Belarmino Tomás, presidente del gobiernu del Conseyu Soberanu d'Asturies y LliónOtru añu más, pasó yá l’aniversariu de la revolución de 1934. Otru añu más, delles fuercies de la esquierda asturiana entamaron discretos actos commemorativos d’aquellos acontecimientos, que van dende la señaldá épico-festiva al homenax más o menos formal, pasando pela campaña reivindicativa que ve na llucha presente el meyor tributu a la llucha pasada.

Da que pensar que les esquierdes asturianes nun fueren -nun fuéremos- quién a convertir l’aniversariu del 34 nun acontecimientu de celebración non yá conxunta pero sí converxente, como ocurre con otres esquierdes europees con acontecimientos siñalaos, como la revolución espartaquista pa l’alemana o la lliberación del facismu pa la italiana, por poner dos casos. La revolución asturiana ye asina poliédrica, tanto na conmemoración como nel enfoque del so análisis y protagonistes. El calter de vanguardia compartida del procesu revolucionariu fai incluso revesoso pone-y una cara única como símbolu del mesmu: ¿Ramón González Peña, el socialista encargáu de dirixir el procesu que coló en metanes del mesmu? ¿Aida Lafuente, la mártir comunista? ¿José María Martínez, el cenetista que fexo posible la unidá proletaria? ¿O Belarmino Tomás, el cabezaleru del tercer Comité revolucionariu al que-y tocó xestionar la derrota? D’unos años p’acá, ye Tomás la figura más reivindicada por sectores non vinculaos directamente a la so tradición política, esto ye, la socialista.

¿Pero quién yera Belarmino Tomás? La so biografía nun se reduz evidentemente a los acontecimientos d’ochobre, sinón que ye mui representativa de la de miles de cuadros del movimientu obreru asturianu, que fexeron de la so vida una dedicación absoluta a la causa de la so clase. Nacíu en Llavandera (Xixón) en 1892 nuna familia obrera qu’años depués coló pa la Cuenca del Nalón, Belarmino Tomás entamaría la so actividá política nes files socialistes a piques de cumplir los catorce años. Con dieciséis sería ayalagueru del primer sindicatu mineru qu’hubo n’Asturies, El Despertar del Minero, y con dieciocho, ún de los miembros fundadores del SOMA, na famosa asamblea de Vegaotos (Mieres) en 1910. En 1911 yá ye ún de los motores del primer conflictu entamáu pol nuevu sindicatu, y en 1917 participa na fuelga xeneral revolucionaria d’agostu d’esi mesmu añu, una de les paradoxes de la política española y asturiana: un partíu socialdemócrata entamado una fuelga revolucionaria en comuña con anarquistes, republicanos y reformistes de centru-esquierda. Esa situación, la del socialdemócrata metíu a revolucionariu pola fuercia de les circunstancies, va anticipar el procesu de 1934. Un reformismu el del PSOE y el SOMA que, depués de too, saca resultaos: n’acabando la I Guerra Mundial, los mineros asturianos son los primeros del mundu n’algamar la xornada de siete hores, gracies, ente otros, a un Belarmino Tomás convertíu en presidente del sindicatu en 1919.

Pero en política non siempre hai llinies rectes, y ente los sindicalistes avezaos a negociar menos. En 1923 el PSOE y la UGT dan un ximielgón a la derecha aceptando collaborar cola dictadura de Primo de Rivera, dictadura que reprime a anarquistes y comunistes. Cuando éstos acaben formando un nuevu sindicatu, el SUMA, qu’amenaza la hexemonía del SOMA, vuelve’l xiru a la esquierda, y en 1930 el PSOE y con él Belarmino Tomás vuelven a enfilar pel camín de la fuelga revolucionaria.

En 1931 llega la II República, y Tomás ye Presidente de la Federación Nacional de Mineros de la UGT. Averáu al sector centrista del PSOE lideráu por Indalecio Prieto, sofita la participación gubernamental de los socialistes colos republicanos, col resultáu yá conocíu de defraudar a la esquierda, por dir mui despacio nes tresformaciones, y d’espantar a la derecha, por intentar eses mesmes tresformaciones.

Otra vuelta’l xiru a la esquierda de la mano de Prieto, apuntáu al movimientu d’ochobre non pa facer una revolución sinón pa dar un güelpe d’estáu qu’obligue a los radicales a salir del gobiernu y volver a la collaboración republicano-socialista achuquinada pola derrota electoral del ’33. Pero n’Asturies non, n’Asturies la cosa va en serio: l’Alianza Obrera esistía de verdá, y representaba a toles tendencies del proletariáu organizáu; había armes porque había una planificación consciente de la insurrección, y había, perriba de too, una clase obrera organizada y que, de garrar los fierros, quería garralos por daqué más qu’un cambéu ministerial.

Y llegó la revolución, y los dirixentes reformistes de la FSA y de la UGT dirixéronla, y con un heroismu y una entrega digna d’almiración. Belarmino Tomás, presidente del Comité Revolucionariu de Llangréu, pasa a presidir l’asturianu’l día 13, cuando la revolución ta derrotada en tol Estáu menos n’Asturies y la constatación de la derrota contrasta cola voluntá de resistencia del proletariáu n’armes. Y asina, como cabezaleru d’una revolución derrotada pero tovía en pie, Belarmino Tomás va negociar de tu a tu la rendición al xeneral López Ochoa, aforrando asina un sufrimientu inútil a los partidarios de la causa. Depués, a aguantar la represión, pa volver en 1936 col Frente Popular: Tomás sal diputáu por Asturies nuna candidatura victoriosa que quier retomar la política reformista del primer bieniu republicanu, pero con una gran presión dende la base obrera pa radicalizar el procesu y una conspiración entamada pola derecha pa torgalu.

En xunetu de 1936 entama la guerra civil, y Belarmino Tomás pasa a ser el Gobernador Civil d’Asturies puestu pol gobiernu central, y en calidá de talu dirixe la resistencia al golpe facista. Lo que nel aniciu ye’l Comité Provincial del Frente popular acaba siendo un gobiernu autónomu, el Conseyu Interprovincial d’Asturies y Llión, y n’agostu de 1937, col frente norte medio desfechu pola ofensiva franquista, esi Conseyu Interprovincial, fartu d’obedecer a un gobiernu central que nun cree qu’entienda la dinámica bélica asturiana, decide proclamase soberanu. Nueva paradoxa: el reformista metíu a revolucionariu pola fuercia de les circunstancies acaba siendo un centralista metíu a soberanista pola mesma razón. Lo que nun algamó en tola guerra nin el nacionalismu vascu nin el catalán, la soberanía dafechu, algamóla Asturies por nun entendese col gobiernu central.

Depués de cayer Asturies, a Madrid, y n’abril de 1939 vemos a Belarmino Tomás apoyando’l güelpe d’Estáu del coronel Casado, onde parte del PSOE y la CNT collaboren n’achuquinar un gobiernu presidíu por un socialista, Negrín, y con ello les poques posibilidaes de resistencia que quedaben. L’espíritu unitariu de l’Alianza Obrera, el Frente Popular y el Conseyu Interprovincial queden atrás y agora queda’l rencor hacia los comunistes y los propios socialistes que siguen fieles a Negrín.

Los caberos años de Belarmino Tomás nel esiliu mexicanu nun son ermos d’actividá política. En México, amás de ganase la vida vendiendo alpargates, como yá ye persabío, Tomás participa na reconstrucción del PSOE y la UGT d’obediencia prietista, y conviértese nun propagandista a sueldu de l’AFL-CIO, la central sindical norteamericana, que percuerre América Llatina denunciando la infiltración comunista nel movimientu obreru. Respecto a España, la mesma llinia: unidá de tolos antifranquistes, menos el PCE, p’algamar el sofitu de Gran Bretaña y USA a la restauración de la República, suañu esti que la realpolitik de la guerra fría y la política esterior de les potencies lliberales fexeron imposible. Y asina muerre, en 1950, un home qu’exemplificó na so biografía les contradicciones y los xiros de la nuestra esquierda, un home que, queriendo ser fiel a la so clase, representó tanto la dignidá como l’oportunismu del socialismu asturianu.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes