Faustino Zapico

Información

Esti artículu ye del 21 Feb 2006, y ta dientro de la sección La Nueva España.

Etiquetes pa esta entrada

, , , , , , , ,

¿Quién-y pon el cascabel al gatu lóxicu?

Centru de Soft Computing nel Campus de Mieres, AsturiesEscenificóse yá la presentación del proyectu de centru européu de «soft computing» que va tener como sé el campus universitariu de Mieres y que va tar dotáu cola suma de 13 millones de euros.

¿Necesitámoslu? ¿Va criar puestos de trabayu? ¿Ye una esperanza pa los estudiantes asturianos con posibilidaes y ganes d’investigar? ¿Esiste un texíu productivo que s’aproveche de él y, asina, xenere riqueza? Naide fala. Malpenes se sienten crítiques o, por contra, emponderaciones. Vese’l el proyectu con un silenciu sepulcral y abondan les cares de póquer.

En rialidá, ésta ye la segunda entrega d’una vieya historia. Nel primer capítulu asistimos a la puesta en marcha del nuevu campus universitariu de Barreo. Ésti presentóse daquella con un entusiasmu non disimuláu y como si fuera la piedra filosofal cola que sanar los males qu’enfermaben al conceyu. Pasaos á dellos años nun fue quien a quitarse d’enriba cierta aura de fracasu, causada principalmente pola escasez de nueves titulaciones n’ufierta, yá que namás una, inxenieru técnicu forestal, s’añadió a les que per décadas lleven impartiéndose na villa de Teodoro Cuesta. Nun ayudó a meyorar les coses el sonáu espolín sobre’l treslláu de la, a lo cabero, inamovible Escuela Superior de Mines.

Ye un campus que vive d’espaldes a la ciudá, que nun afecta pa nada a la so economía (¿cuántos puestos de trabayu riales xenera’l campus pa la xente de Mieres, más p’allá de dalguna cafetería, copistería o llibrería especializada?), un llugar al que los estudiantes que nun son oriundos lleguen directamente y cuando terminen les clases colen. Amás, Mieres nun tien atractivos polos que pague la pena quedase: alquileres escasos y caros, escasísima ufierta cultural (de la Casa de Cultura meyor nun falamos, de l’ausencia dafechu de cines na comarca, tampoco), ufierta de ocio reducida a la folixa nocturna (ca vuelta más ruina, por cierto).

Faltó un exerciciu de rialismu frente a la gayola precoz y interesada remanada para publicitalu. Eso sí, nun falten los discursos trunfalistes pa dicir que con Mieres yá se cumplió gracies a esa inversión milmillonaria: ¿acasu un campus universitariu, incluso nel casu de que funcionara, pue sustituyir a los miles de puestos de trabayu perdíos nes últimes dos décades?

Güei la Escuela Universitaria d’Inxenieros Técnicos, anque nun-y falten virtudes, munches d’elles potenciales, ye vista pola ciudadanía como daqué a lo que-y queda muncho p’averase a les metes y a los oxetivos prometíos.

Al nun topar llicenciaturas que completasen la ufierta entamó una busca desesperada de nueves opciones. Si nun yera una nueva carrera, escaecida yá la idea de treslladar Minas d’Uviéu por imposible, había qu’alcontrar otra cosa. La situación nun podía quedar asina. Entós toparon en medio del camín a Lotfi Zadeh, el padre de la lóxica difusa. Hai que reconocer que la operación tien el so aquel, porque ¿quién s’atreve a oponese al Dios progresu, a la ciencia elevada, a la más alta escelencia, usando’l vocabulariu del nuestru presidente Areces? Pero baxo la mázcara de la investigación de vanguardia escuéndense una bona colección de barbaridaes y, lo que ye pior, un tratu despóticu pa cola xente de Mieres a la que se ta engañando con daqué tan complexo y enguedeyao que ye cásique imposible de refugar. Pa entamar tendríemos que dexar claro, y deberín de facelo les autoridaes competentes, que l’institutu anunciáu nun pue traer consecuencies inmediates sobre l’empléu nes Cuenques. Va xenerar pocos puestos de trabayu, toos ellos altamente especializaos, y nin siquiera hai garantíes de qu’estudiantes de la nuestra Universidá llogren trabayar en dalguna de les poques places disponibles, dada la esclusividá del so oxetivu.

Al traviés del «soft computing» van diseñase prototipos y modelos que nun puen ser desenrollaos nin construyíos n’Asturies nin n’España. Empreses como Duro Felguera o Arcelor nun van poder fabricalos, por poner un casu. Namás los países con un texíu productivu amañosu y avanzáu tán preparaos pa beneficiase de daqué asina. Y lo que necesita Asturies y Mieres son proyectos que ayuden a torgar el problema del desempléu, non quimeres marafundiadores que namás puen danos una capina de prestixu. Porque debaxo de la capina, si xorrascamos, sigue la mesma barbaridá de siempre.

Na Universidá despertó non pocos comentarios maliciosos el fechu de que Alemaña pasara olímpicamente del proyectu y mos lu cediera como faciéndonos un favor. En munchos departamentos hai muestres d’indignación non disimulada, yá que padecemos un sistema universitariu que nun tien medios pa investigar. Cuntamos con estudiantes brillantísimos qu’acceden a les beques «post-doc» en EE UU y n’Europa y depués vuelven para colgar la bata. Algamen un trabayu nuna empresa, normalmente fuera d’Asturies, y ehí acabó’l suañu de la ciencia. Decenas de proyectos d’investigación con menos de cien mil euros de presupuestu queden en caxón por falta de fondos y agora topámonos de sópitu con una inversión de 13 millones destinaos a un solu y específicu propósitu.

Nun exerciciu hábil y llevando l’agua al so molín Zadeh reclama xestos audaces n’Europa, siendo esto un reconocimientu implícitu de la falta de seguridá intrínseca del proyectu y nun arranque que lo destapa too afirma que l’ampliación de Barreo va tener consecuencias a llargu plazu sobre l’índiz de paro nel Vieyu Continente. El tremendu paru de les Cuenques nun se menta. ¿A qué se refier esti ilustre científicu cuando fala de que tradicionalmente’l presupuestu pa investigación divídese en cachinos y qu’ésta ye una manera vieya d’actuar? N’Asturies tenemos una forma peculiar de solventar la frase de Ramón y Cajal «investigar n’España ye llorar»: simplemente nun s’investiga. Nun hai talos cachinos.

¿Ye lóxicu esti centru de lóxica? Lo que necesitamos, y urxentemente, ye otra política respecto a la Universidá. Necesitamos incentivar más a les empreses (privaes y, ¿por qué non?, públiques y asturianes) pa qu’entamar el camín del I+D+i seya atrayente. Y tamién necesitamos repartir les perres de forma atomizada como encamienta la política fecha nesi sen n’aquellos países que tán a la cabeza n’esta cuestión crucial, como USA y Xapón. Munches perres repartés en departamentos pequeños féxo-yos algamar col tiempu grandes centros investigadores. Ye una política que requier el so tiempu y que tien primero d’enraigonar nuna base amplia y sólida que se tenga sola y interactúe con desenrollos posteriores de mayor envergadura.

Esiste un traxicómicu paralelismu ente esta historia y lo que pasó cuando l’anterior primer ministru español, José María Aznar, emperróse en llevar l’ITER, el reactor comercial de fusión, a Vandellós. Al final naide lu ayudó a algamar esi oxetivu. Científicos españoles alzaron la voz pa protestar énte tala ocurrencia. Usaron un símil fubolísticu pa desmontar la idea que-y vien mui bien a tolo qu’arrodia’l futuru complexu dedicáu a la lóxica difusa nel campus de Barreo. Sería, dixeron, como llevar el Mundial de fútbol a un país onde nun hai nin balones de trapu.

Contestar

Deberíes tar autentificáu pa poder comentar.

Actualizaciones recientes

Comentarios más recientes